Su jardín ideal

Madrid, enero de 2004 (Por Pepe Plana para Infoecología)

¿Son muchos en casa?, ¿hay niños?, ¿mascotas quizá?, ¿alguien juega al fútbol?, ¿los veranos son de los que reblandecen el asfalto?, ¿llueve mucho?, ¿el terreno es pequeño cual caja de cerillas?, ¿añora los tomates arrancados de la mata?.. Para cada caso o conjunto de casos, hay un jardín esperándole. Supongamos que son muchos en casa, pues pídale a su proyectista-constructor que le diseñe su jardín ideal con área de juegos de niños, recinto para los perros, un trocito para huerta y hasta algo de césped donde pelotear los futuros crack del balompié.

 

Pero si el jardín va a ser sólo para usted y predominantemente contemplativo, puede crear una gran y completa rosaleda... y poco más. En el caso de que adore los colores chillones, guarde sitio en sus macizos para plantar cada primavera flores y más flores de verano; pero si su color es el verde, concentre sus esfuerzos en los árboles y arbustos. En fin, que todo es posible en la jardinería actual, gracias a la gran cantidad de bellas especies que los obtentores ponen a su alcance y las cómodas presentaciones, tiesto, cepellón o raíz limpia, que encontrará en los viveros y garden center para plantar en cualquier época del año.

 

Respeto al medio ambiente

 

Podríamos fácilmente caer en la tentación de pensar que un jardín urbano o alrededor de una gran ciudad, de dimensiones modestas, encerrado en sí mismo al ser objetivo prioritario el aislamiento de los vecinos y donde se reclama ante todo el crecimiento rápido de las especies para conseguir sombra, frescor y estética, no tiene por qué ajustarse demasiado a las deseables tendencias ambientales para lograr que las plantas autóctonas o aborígenes llenen de nuevo nuestro suelo, ahorrar agua al máximo, no intoxicar la tierra con demasiados fertilizantes, crear un paisaje lo más natural posible, etc.

 

Y sin embargo es tan importante, que voy a contarles cuatro cosas acerca de lo mencionado. Ante todo, piensen que un pequeño jardín al lado de otro pequeño jardín y éste al lado de otro, pueden conformar todo un paisaje. Bien, pues si todos juntos conseguimos que este paisaje se parezca al entorno circundante, es decir a los campos y bosques de los alrededores, ¡objetivo cumplido!

 

¿Cómo conseguirlo? Plantando especies autóctonas, que son las que encontrarán dando una vuelta por ahí, por el monte más cercano; creando grupos y macizos similares a los que la naturaleza forma en el campo y, desde luego, huyendo de lo que la naturaleza no les ofrece, como es un manto verde durante todo el año (césped) en la mayoría de nuestras zonas climáticas.

 

Precisamente, si les recomiendo limitar lo más posible el césped es por conseguir tal vez lo más importante en el jardín: gastar poca agua, bien precioso y escaso que además, en la mayoría de los casos, llega a sus bocas de riego limpia, depurada y apta para el consumo humano.

 

Un jardín es un hábitat... también para usted

De forma básica, podemos decir que un jardín es, ante todo, una superficie de terreno donde coexisten en el peor de los casos, y conviven en el ideal, una serie de seres vivos. Fíjense que no les hablo de vegetales, que sería lo más obvio en un jardín, ni animales como insectos, pájaros o mamíferos, sino de seres vivos. Los hongos por ejemplo, pertenecientes al reino Fungi, las bacterias, del reino Protista, o las algas del estanque, del reino Monera, no son ni vegetales (reino Plantae) ni animales (reino Animalia), y sin embargo son importantísimos, decisivos en el equilibrio vital del jardín. Si usted olvida esto, difícilmente conseguirá la felicidad de los moradores del terreno alrededor de su casa, empezando por la de los suyos, ya que el ser humano es el último escalón en la colonización, utilización y disfrute de un jardín.

 

"Pero si sólo poseo 150 metros cuadrados de tierra alrededor de mi adosado ¿qué me cuenta este hombre acerca de los reinos de la naturaleza, de los hongos, de las bacterias...?" Pues le cuento, querido amigo, que aunque usted "sólo" tenga 150 m2 de terreno, en ¡un puñado! de tierra de este suelo puede contar más de cien insectos, varios millares de ácaros, 100.000 nemátodos, 100 millones de células micóticas (de hongos) y un número prácticamente incontable de bacterias.

 

Toda esta riqueza se debe respetar para lograr un hábitat casi autosuficiente, donde los nutrientes sean asimilables por las plantas, el drenaje perfecto, la erosión casi nula, etc. Y para ello, hay que huir de los grandes desmontes o rellenos, los tratamientos fitosanitarios tendentes a la esterilización más que al control de una plaga o enfermedad puntual, la plantación excesiva de especies exóticas (que naturalmente en Jardinería están permitidas, pero en cierta medida), y del abuso del césped, no natural en España salvo en el atlántico.

 

Ingredientes

¿Quiere jugar a montar un divertido, pero trascendental, puzzle? ¿Quiere confeccionar un sabroso plato, utilizando tada clase de especias, hierbas culinarias, verduras, carnes, pescados, etc.? ¡Eso es construir un jardín! Usted cuenta con una serie de ingredientes, que pueden intervenir a su favor... o todo lo contrario ¡pobre guiso si nos pasamos con la sal o la guindilla!

 

Los componentes con los que contamos para crear un jardín, aparte de los conocimientos históricos y ambientales que sin duda pueden condicionar el resultado final son, como elementos básicos a tener en cuenta, clima, suelo, agua y plantas.

Pero también intervienen otros factores que podemos denominar auxiliares del jardín o del jardinero, como son los productos fitosanitarios para combatir las plagas y enfermedades, las técnicas de propagación para obtener nuevas plantas, la poda que mantiene cada ejemplar con la estética y vigor deseado, y por fin las herramientas para que las diferentes labores no se conviertan en arduas y desagradables. ¿Más ingredientes? Piedra para rocallas, enlosados o muros; madera en pérgolas, entarimados, celosías, etc.; muebles de todas clases, desde un juego de tumbonas a un comedor; piscina; estanques; surtidores; cascadas, esculturas, luces... ¡qué mundo tan divertido y variado a su alcance!

(Fragmento del libro de José Plana "Manual práctico de jardinería: Haga su jardín... y manténgalo con facilidad". Editorial Mundi Prensa).

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde
www.efeverde.com