Los manglares de Guinea Konakry

Madrid, marzo de 2004,  Por Ricardo Aguilar / Director de Investigación y Proyectos de Oceana

Los manglares se desarrollan en las zonas de estuarios de ríos y costas intermareales. Se trata de un ecosistema único donde sólo se dan plantas que puedan soportar las variaciones entre agua dulce y agua salada a la que se ven sometidas. Algunos de los árboles de estos ecosistemas llegan a alcanzar los 40 metros de altura.

 

Se trata de ecosistemas de alto valor ecológico, elevada productividad y gran biodiversidad.

 

Sirven de zonas de alevinaje para muchas especies marinas comerciales que, mientras son subadultos, se esconden entre el entramado de raíces y plantas acuáticas que forma el manglar bajo el agua, como es el caso del cobo (Ethmalosa fimbriata) o diversos mugílidos. Asimismo, pueden encontrarse gran cantidad de crustáceos y moluscos.

 

Los manglares del Oeste de África son más extensos y están menos deteriorados que los del Este (Tanzania, Kenia, Mozambique) y se extienden desde Senegal hasta el Congo. En éstos pueden encontrarse mamíferos marinos como el manatí africano (Thrichechus senegalensis), que puede llegar a medir más de 4 metros y pesar 700 kilos. También suelen ser visitados por cetáceos, como el delfín jorobado (Sousa teuszi). Entre las aves, pueden encontrarse especies como el flamenco rosa (Phoenicopterus ruber) o el Tántalo africano (Mycteria ibis), el ostrero (Haematopus ostralegus), la avoceta (Recurvirostra aboceta), el chorlitejo de frente blanca (Charadrius marginatus), la avefría senegalesa (Vanellus senegallus), Correlimos Zarapitín (Calidris ferruginea), Archibebe Común (Tringa totanus). Muchas de ellas son especies invernantes procedentes de Europa. Tampoco es extraño encontrarse con tortugas marinas, como la verde (Chelonia mydas).

 

Muchos mamíferos terrestres visitan estos lugares, como el cercopíteco verde o tota (Cercopithecus aethiops), la mangosta de las marismas (Atilax paludinosus), el antílope real (Neotragus pygmaeus), o el sitatunga (Tragelaphus spekii), que allí se unen a especies acuícolas como el cocodrilo del nilo (Crocodylus niloticus), hipopótamos (Hippopotamus amphibius) o nutrias de cuello manchado (Lutra maculicollis)

 

En Guinea Conakry los manglares se encuentran en la denominada “Baja Guinea”,antiguamente llamada “Guinea Marítima”, que cubre una extensión de 44.000 km2 de los 246.00 del país (extendiéndose desde la zonas costera hasta el macizo de Fouta-Djalon), donde las precipitaciones alcanzan unos hasta 4.000 mm. Los manglares cubren una extensión de unas 250.000 hectáreas a lo largo de 300 kilómetros de costa y, en algunos sistemas fluviales, puede adentrarse unos 40 kilómetros hacia el interior Es decir, cuanta con el 10% de los 2.500.000 hectáreas de manglares que existen en el Oeste Africano). Cerca de 2.000.000 de personas dependen de los recursos de este ecosistema para conseguir, madera, cultivos o pesca.

 

Casi la totalidad de la costa guineana está cubierta de manglar, con excepción del Cabo Verga y la isleta de Kaloum.

 

Una de las zonas más deterioradas es la Bahía de Sangareya, a unos 20 kilómetros al norte de la capital donde las 32.000 hectáreas de manglar se encuentran bajo una fuerte presión

 

La densidad de población en esta zona del país es de unos 29 habitantes por kilómetro cuadrado y tiene una tasa de crecimiento demográfico de 2,3% al año. Tiene 1.850.000 habitantes (más de 7,2 millones en toda Guinea Conakry, y se espera que en el 2025 supere los 12 millones), de los que casi 700.000 viven en la capital, Conakry, y casi un millón vive en zonas rurales.

 

En los manglares se realizan distintos cultivos, entre los que destacan el arroz (con una producción de 16.000 toneladas al año), la mandioca y el aceite de palma.

 

El ecosistema forestal más importante de la Guinea Baja es el manglar, con unas 250.000 hectáreas, mientras que el bosque mesófilo prácticamente ha desaparecido (sólo queda un 8% de su extensión original).  La mitad de la extensión del manglar está sometida a una fuerte explotación maderera, de la que se extraen más de 6 millones de metros cúbicos de madera al año. Se calcula que su regresión es de un 4,2% anual.

 

Las especies más representativas del manglar guineano son Rhizophhora racemosa y Avicennia africana.

 

Guinea Conakry cuenta con muy pocos espacios protegidos y apenas zonas de manglar. Recientemente ha incluido entre los espacios protegidos por el Convenio RAMSAR la Reserva de las Islas Tristao (85.000 hectáreas), en el delta del río Kogon, con extensiones de manglar, dunas y saladares. Tiene importantes colonias de picocucharas o espátulas (Platalea alba), ibis (Geronticus eremita) y charranes del Caspio (Sterna caspia). En su interior se permite el cultivo y la pesca de las pequeñas aldeas que están dentro de la Reserva.

 

Por otra parte, el Gobierno guineano ha comenzado un programa para la gestión del manglar, con ayuda de la Unión Europea.

 

Piratas en el paraíso

 

La gran productividad del manglar genera una enorme riqueza en las aguas marinas de Guinea Conakry. Este es el motivo de que la UE haya firmado un acuerdo de pesca con este país que consiste en permitir que 38 cerqueros, 16 palangreros y 14 buques de cebo vivo capturen atún en sus aguas, así como varias decenas de arrastreros para la captura de crustáceos y cefalópodos. Lamentablemente, esto también ha atraído a buques de pesca piratas y a numerosas prácticas ilegales de pesca.

 

El Gobierno guineano ha creado una zona de exclusión para los buques extranjeros dentro de las diez millas más cercanas a la costa. En ellas, sólo los pescadores locales, a bordo de pequeñas embarcaciones, llamadas piraguas, realizan sus capturas artesanales pero, la incursión ilegal de arrastreros en estas aguas es frecuente. Muchos de ellos son buques que ocultan sus nombres y matrículas para evitar ser identificados y que aprovechan la falta de vigilancia y la penosa situación que se vive en los países costeros vecinos, para adentrarse en aguas guineanas ilegalmente.

 

Guinea Conakry es una república del oeste africano que linda con Guinea Bissau, Sierra leona, Senegal,  Sierra Leona, Liberia y Costa de Marfil, además de con Mali como país sin costa.

 

Los arrastreros europeos y de otros países provocan serios daños a los fondos marinos, destruyen las artes de pesca de los artesanales y han llegado a provocar colisiones con las piraguas, poniendo en riesgo la vida de los pescadores locales. Loa guineanos acusan a estos buques arrastreros de ser la principal amenaza y obstáculo para el desarrollo de la zona.

 

Las principales amenazas para el manglar son:

 

  • La desecación para su conversión en cultivos. Existen planes para aumentar la zona de manglar destinada al cultivo de arroz de manglar.

  • La tala de manglar para suministrar leña. Especialmente preocupante en las zonas más cercanas a la capital, Conakry.

  • Quemas para abrir terreno al pastoreo y la extensión de la ganadería.

  • El cambio climático, que puede reducir la extensión del manglar por su imposibilidad de reaccionar ante la subida del mar y mantener sus raíces adventicias y neumatóforos.

  • Los vertidos de petróleo. Guinea se encuentra en una de las más importantes vías del tráfico marítimo de hidrocarburos y ha sufrido el impacto de diversas mareas negras. El petróleo es una de las mayores amenazas para los manglares.

  • La acuicultura. Aunque no existen de momento proyectos de acuicultura en la zona, esta actividad es una de las mayores amenazas para el manglar

 

Áreas marinas propuestas para su protección en Guinea Conakry:

  • Isla de Alcatraz. Incluye el islote de Naufrage que alberga una de las principales poblaciones de piquero café (Sula leucogaster) con unas 3.000 parejas nidificantes. Además de charranes, delfines y manatíes.

  • La Isla Blanche, zona de puesta de tortugas verdes y laud (Dermochelys coriacea).

  • El Estuario del Konkoure con importantes ecosistemas de saladares y más de 28.000 hectáreas de manglares en la Bahía de Sangareya. Es zona de hibernación de numerosas aves.

  • El río Kapatchez, donde los manglares se unen con saladares, marjales, llanuras costeras y dunas.

  • El río Pongo, que incluye los manglares de Boffa, considerados los que se encuentran en mejor estado de Guinea Conakry y cubren una extensión de unas 46.000 hectáreas.

  • También son importantes los ríos Komponi y Nunez, con manglares y ecosistema intermareal y los manglares de Forecariah con amplias áreas de humedales.

Estás en www.infoecologia.com

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde. Periodismo medioambiental
www.efeverde.com