Ecoturismo

WWF y Promar forman guías en Costa Rica especializados en el avistamiento de cetáceos

(Bahía Drake, Costa Rica, octubre 2004/Infoecología)

El avistamiento u observación de cetáceos, como ballenas y delfines, se ha convertido en una de las actividades turísticas con mayor atractivo en Costa Rica, y según estudios de la Fundación PROMAR se estima que ha generado cerca de  un millón de dólares anuales en los últimos dos años, teniendo un aumento de un 1300% en el número de operadores turísticos que ofrecen esta opción.
 
Para contribuir con su protección, del 18 al 19 de setiembre del presente año tuvo lugar en Bahía Drake en la Península de Osa, Costa Rica, el primer “Taller de Capacitación para Operadores Turísticos en la Observación de Ballenas y Delfines”, promovido por la Fundación Cethus, la Sociedad para la Conservación de Ballenas y Delfines (WDCS), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y PROMAR.
 
Este curso fue impartido por  Miguel Iníguez y Vanesa Tossenberger de la Fundación Cethus y de la WDCS, y Javier Rodríguez de la Fundación PROMAR. Contó con 35 participantes, entre los que se encontraban capitanes de barco, guías locales de turismo, tour operadores, instituciones gubernamentales como el Instituto de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y  Guardacostas.
 
Los participante aprendieron  cómo encontrar e identificar cetáceos en el mar, cómo organizar un buen programa de turismo de observación de cetáceos,  y varias normas y regulaciones para la observación de cetáceos.
 
“Este taller permitió  mejorar la calidad del servicio que se ofrece en los tours de avistamiento de cetáceos en Costa Rica, a fin de minimizar el impacto sobre estos animales” mencionó Miguel Iñíguez, instructor del taller quien trabaja con cetáceos desde hace 20 años.
 
Costa Rica recibe cada año miles de turistas que vienen atraídos por sus parques nacionales y sus playas. Durante los últimos años, se ha desarrollado un tipo de turismo adicional que consiste en la observación en el mar de delfines y ballenas. Esto es debido a que en aguas costarricenses pueden observarse 29 especies de cetáceos es decir, 35% del total de especies en el mundo.
 
Para Sandra Andraka, Oficial de Programas de WWF, el incremento de la actividad turística de avistaje de cetáceos en el país apunta a que esta actividad llegue a ser una alternativa económica para muchas comunidades costeras.
 
“Igualmente, tiene que haber una colaboración muy estrecha entre los operadores y las entidades reguladoras gubernamentales para llevar a cabo esta actividad de manera armoniosa, fomentando la investigación para tener un mayor conocimiento sobre la ecología y comportamiento de los cetáceos que viven o visitan las aguas costarricenses”, explicó Andraka.
 
Según Iñíguez y Tossenberger,  este turismo no debería causar impacto sobre los animales que se observan, a fin de que no se afecte su reproducción. Por esta razón quienes realizan este tours de avistamiento deben conocer a fondo el comportamiento de éstas especies.
 
“Estos cursos sobre mejores prácticas turísticas para la observación de cetáceos resultan en personal capacitado para que la visita sea poco impactante, ordenada, basada en información rigurosa  y satisfactoria  para los turistas, por lo que resultan provechosos tanto para los operadores, como para los mismos cetáceos y para todos quienes nos enriquecemos con la biodiversidad marina”, concluyó Andraka. 
 
Notas al editor
 
El Fondo Mundial para la Naturaleza, conocido como WWF, por sus siglas en inglés, se esfuerza por salvaguardar a los cetáceos en el mundo, a través de la investigación de campo, capacitación, educación ambiental y fortaleciendo acuerdos nacionales e internacionales. Así  contribuyen con los siguientes objetivos de conservación: disminuir la pesca incidental, reducir las colisiones con barcos, proteger los cetáceos de contaminantes químicos, atender el cambio climático y su impacto en los cetáceos, apoyar la observación de cetáceos (whale watching) y conducir la pesca ballenera bajo el control estricto de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).
 
En Costa Rica, WWF está construyendo un programa para trabajar en el fortalecimiento de capacidades para dirigir una correcta operación de observación de cetáceos, y levantar el conocimiento de la sociedad civil, el sector turístico y las autoridades gubernamentales sobre la importancia de contar con medidas de conservación nacionales e internacionales para estas especies.
 
Para más información:
 
Sandra Andraka, Oficial de Programa, Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF Centroamérica.  Sede en Costa Rica. 
Email: sandraka@wwfca.org 
 
Laura Sequeira, Asistente de Comunicaciones, Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF Centroamérica.  Sede en Costa Rica. 
Email: lsequeira@wwfca.org

Estás en www.infoecologia.com

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde. Periodismo medioambiental
www.efeverde.com