Sabías que...
Los secretos de las hojas

Texto y fotos: Arturo Larena / www.infoecologia.com

Símbolo del otoño, las hojas constituyen uno de los principales órganos vitales de los vegetales, un prodigio químico capaz de transformar el sol, agua y aire en energía, pero te has preguntado ¿por que cambian de color?, ¿cómo caen? o ¿qué ocurre una vez que están en tierra? 

1.-  La química del bosque. De formas casi infinitas,  se estima que cada árbol contiene entre 250.000 hojas, caso del abedul y más de un millón -ciertas coníferas-. Cada una de ellas es un pequeño laboratorio químico con miles de pequeñas células, los cloroplastos, en las que bullen los pigmentos responsables de la fotosíntesis

2.- Verde que te quiero verde. La clorofila no es el único pigmento, pero si el dominante. Les da color verde y les permite producir nutrientes, que un complejo entramado vascular se encarga de canalizar.



Infinidad de formas y colores

3.- Fotosíntesis. Es el proceso, mediante el cual los cloroplastos combinan la luz solar, el agua y el anhídrido carbónico para convertirlos en glucosa, que es la principal fuente de energía de los vegetales. Cuando las condiciones son adversas otros pigmentos les ayudan a efectuar esta operación

4.- Formas ifinitas. La hoja típica consta de cuatro partes básicas: el limbo o laminar foliar (fina y plana), nervio central, peciolo o rabillo de la hoja y  vaina -donde éste se une al tronco-. Su superficie puede ser suave para que resbale el agua como en los rododendros, en forma de aguja (ciprés) para ejercer poca resistencia al viento o duras y espinosas para no ser comidas, como las del acebo .

5.- Pulmones del planeta. También respiran. Durante el día toman dióxido de carbono (CO2) y expulsan oxígeno a traves de las hojas, en el crepúsculo se compensa las emisiones y por la noche se invierten. Unos poros o estomas situados en envés (parte inferior) facilitan esta operación. Además traspiran y se ha calculado que roble medio con cuarto de millón de hojas evapora, en un día caluroso, el equivalente a más de mil latas de refresco.

6.- Sumidero de C02. Las hojas muertas y otros restos de las plantas que se acumulan en el suelo almacenan hasta un 30 por ciento más de carbono que los vegetales vivos, como lo demuestra un estudio de Investigadores del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC sobre 190 tipos distintos de plantas, publicado en junio en "Science".

7.- Festín silencioso. Si se pudiera mirar el bosque con rayos X se descubriría un impresionante panorama de vegetación muerta o dañada por insectos xilófagos y hongos. Para los insectos defoliadores, las hojas constituyen su principal "menú". Sólo la procesionaria del pino ataca anualmente 1,5 millones de hectáreas de coníferas. 

8.- Maquillaje otoñal.  La explosión de colores del otoño no es gratuita. En condiciones muy duras las plantas no realizan la fotosíntesis normalmente y la clorofila se descompone dejando otros pigmentos al descubierto. Aparecen entonces los carotenos que le dan su aspecto amarillo hasta que se oscurecen y tiñen de naranja y rojo la hoja. Más tarde las antocianinas de los azucares muestran su color escarlata. 


9.- Cortar por lo sano. Paralizada toda actividad química y retiradas las sustancias útiles la hoja ya esta a punto para la defolición y comienza a formarse capa de células de abscisión en la base del peciolo que debilitan su conexión con la rama. Ya solo queda esperar un soplo de viento para que el suelo se cubra con ellas.

10.- Humus. Una vez en el suelo las hojas se descomponen rápidamente gracias a la acción de insectos y hongos, formando humus, una nueva capa fértil sobra la que crece la vida. Cada año la deforestación elimina 50.000 toneladas de humus.

11.- Deterioro. La Red Europea de Daños a los bosques considera que el 19 por ciento de los árboles españoles padecen defoliación grave en al menos un 25 por ciento de su copa debido al estrés hídrico provocado por la sequía, los incendios y el ataque de plagas

12.- Gigantes y fronda de lilliput. Las hojas del nenúfar "Victoria amazónica" sólo necesitan seis días para pasar de un pequeño brote espinoso a medir más de 90 centímetros, pero pueden crecer hasta los 2,4 metros y soportar el peso de un niño. La más pequeña es la "wolffia punctata" o lenteja de agua flotante, que no alcanza un milímetro y tiene frondas que miden entre cinco y siete décimas de milímetro

13.- ¿Sienten? La respuesta sigue en el aire. A principios de los 70, el botánico Cleve Backster comprobó con un polígrafo (detector de mentiras) conectado a las hojas de un filodendro, que la planta reaccionaba con estímulos emocionales si se le acercaba al fuego. Recientemente el zoólogo surafricano Van Hoven reveló que las acacias transmiten una señal química cuando se acerca un herbívoro.

14.- Clónicas. Así son la hojas de la alameda de Gothic Valley en Colorado, que con 109 acres esta considerada el ser vivo más grande del mundo. Cada árbol no es un tallo de un sistema de raíces comunes y con la misma secuencia de aminoácidos en su DNA, por lo que las hojas de todo el sistema cambian de color en otoño de la misma manera y al mismo tiempo


Buque embarrancado en Lanzarote

15.- Tóxicas. Las hojas de muchas plantas contienen veneno. Las de ruibarbo tienen altas concentraciones de ácido oxálico, que las hace especialmente nocivas para las personas con reuma o artritis.

16.- No todos se quedan calvos. La mayoría de los árboles son caducifolios y pierden sus hojas rápidamente, sin embargo se estima que hay más de 500 especies de árboles con espículas (hojas espinosas) que siempre están verdes, como pinos y abetos.

17.- Trampa mortal. Las hojas de la Venus atrapamoscas (dionaea muscipula) tiene pelos sensorial y están articuladas. Cuando un insecto las toca se disparan como una trampa, atrapándolo en su interior. Tras digerirlos, en lo que invierte unos diez días las hojas vuelven a abrirse para esperar nuevas víctimas.

18.- Sociedad Anónima. En algunas zonas de bosque tropical donde la luz solar es escasa y faltan los nutrientes muchas plantas recurren a asociaciones. La epifitas, pequeños vegetales que crecen sobre las hojas de los árboles captan sustancias nutritivas y fijan el nitrógeno del aire, ayudando a al desarrollo del vegetal que la hospeda.

Web recomendada:

www.arteletra.es


Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde. El periodismo del medio ambiente
www.efeverde.com