Residuos/Politica
El PSOE denuncia que 13.000 tn. de residuos tóxicos acaban sin control en Valdemingomez

El ayuntamiento de Madrid niega que haya descontrol de productos tóxicos, pero admite carencias en los puntos limpios fijos

Madrid, Por A.Larena, Diciembre de 2004. (Infoecología)

El Ayuntamiento de Madrid negó hoy que exista descontrol sobre los residuos tóxicos y peligrosos como denunció hoy el grupo municipal socialista, aunque admitió que hasta el próximo febrero no todos los puntos limpios fijos estarán listos para gestionar este tipo de residuos.

La directora general del Parque Tecnológico de Valdemingómez (vertedero, planta de tratamiento e incineradora), Miriam Sánchez, explicó  que este tipo de residuos se recoge a través de los 5 puntos limpios móviles que operan en la capital 3 veces al día en otros tantos puntos diferentes.

Será a partir de febrero cuando los 14 puntos fijos estén adecuados para tratar este tipo de residuos, como termómetros, radiografías o baterías de coches.

Sánchez respondía así a la denuncia del responsable socialista de medio ambiente, Pedro Santín, quien aseguró hoy que, con los datos de un estudio realizado por su grupo, se puede afirmar que este tipo de residuos no son recogidos en los puntos limpios, por lo que finalmente acababan en el vertedero o en la incineradora con el consiguiente riesgo para las personas y el entorno.

A partir de febrero contaremos con 29 puntos de recogida (14 fijos y 15 móviles), continuó la responsable de Valdemingómez, quien señaló que no se rechazan las pequeñas cantidades, solo aquellas masivas que puedan suponer que se tratan de residuos procedentes de una industria y que por lo tanto deben ser gestionados por otros mecanismos.

Explicó además que en el caso de algún producto tóxico acabe entre los RSU y vaya hasta la planta, en ésta se realiza un proceso de separación por medios mecánicos y materiales, que garantizan su extracción.

Aún así si esto fallase, el vertedero cuenta con un sistema de impermeabilización que impediría que los lixiviados (efluentes líquidos de las basuras) se vertieran al medio ambiente, sino que se detectaría en los controles analíticos, se aislaría y se remitiría a un gestor autorizado de tóxicos y peligrosos.

En cuando a la planta incineradora explico que sus sistemas de filtrado garantizan que no se producen emisiones, por lo que calificó de alarmista las denuncias del grupo socialista.


El PSOE denuncia que 13.000 tn. de residuos tóxicos acaban sin control en Valdemingomez

El responsable de medio ambiente del grupo municipal socialista, Pedro Santín, denunció hoy que unas 13.000 toneladas de residuos tóxicos y peligrosos acaban cada año en el vertedero o en la incineradora de Valdemingómez porque, aseguró, el Ayuntamiento incumple "su obligación de recogerlos en los puntos limpios de la ciudad".

Santín, que cita una investigación realizada por el Grupo Municipal Socialista en los Puntos Limpios, tanto fijos como móviles de la capital, asegura que en estos servicios son rechazados residuos como termómetros (más de dos unidades), productos químicos, juegos infantiles con sustancias químicas, o restos de productos fitosanitarios.

Añade a la lista aerosoles, pinturas, disolventes, restos de podas y jardines, bombonas de gas, residuos de laboratorios fotográficos, componentes de fotocopiadoras, cartuchos de impresoras o fotocopiadoras, ácidos, radiografías (más de ocho), aceites vegetales (más de cinco litros), baterías de coches ( más de dos) y electrodomésticos de línea blanca (dos como máximo y frigoríficos uno como máximo).

El concejal responsabiliza al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón de que el gobierno municipal esté rechazando a los ciudadanos que acuden con estos productos a alguno de los 13 puntos limpios fijos y 22 móviles, por lo que, finalmente, acaban mezclados con el resto de las basuras.

Además, "el Ayuntamiento de Madrid -dice Santín- es uno de los pocos municipios de la Comunidad Autónoma que no recoge de forma selectiva los residuos peligrosos para su correcto tratamiento y eliminación, bien en vertederos de seguridad o en plantas especializadas donde puedan extraerse y eliminarse sin peligro para el medio ambiente y para la salud humana".

Como ejemplo opuesto de "buen hacer" Santín cita el caso de Torrejón de Ardoz que, asegura, recoge el 100 por ciento de los residuos peligrosos que se generan en su término municipal" mientras que Madrid "hace sistemáticamente dejación de sus obligaciones", algo que califica como "intolerable" y recuerda que la Ley de Residuos de la Comunidad obliga a los Ayuntamientos a recoger los residuos sean peligrosos o no y a llevarlos a un lugar de tratamiento adecuado.

Santín cita además las recomendaciones que el pasado mayo realizó el Fiscal de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en su denuncia sobre el funcionamiento irregular de la Incineradora de Valdemingómez, cuando afirmó en su escrito de cargos que "la composición cada vez más diversa en materiales ajenos a lo orgánico entre la basura doméstica es la premisa básica de la creciente peligrosidad de esta Planta"

Agrega además, que "la incineración de residuos peligrosos es la principal responsable de la emisión a la atmósfera de miles de toneladas de productos tóxicos y cancerígenos como las dioxinas, los CFC, furanos policrorados, benceno, tolueno o xileno".

Por todo ello el concejal socialista considera que "hay que evitar que estos productos peligrosos se mezclen con el resto de las basuras y vayan a parar al vertedero de Valdemingómez o se incineren porque su alto poder tóxico puede provocar la contaminación del suelo, el aire y las aguas.

Recuerda además que en el entorno del vertedero y de la incineradora viven unos 40.000 chabolistas de la Cañada Real Galiana, con el consiguiente riesgo para su salud.

www.infoecologia.com