UICN
El  III Congreso Mundial para la Naturaleza, una oportunidad para nuestro planeta

Bangkok 2004. (Por Lourdes Lázaro para Infoecología)

En momentos que se agrava la crisis de extinción de especies y la meta del desarrollo sostenible parece más inalcanzable, la Unión Mundial para la Naturaleza ha demostrado en su Tercer Congreso de qué manera la información fiable y los amplios y diversos conocimientos puestos en práctica, así como la pasión por la vida en todas sus formas de los más de cuatro mil asistentes, procedentes de todas partes del mundo, y la intensa colaboración con todos los sectores de la sociedad, pueden contribuir al bienestar de 6.000 millones de personas y de las 15.589 especies incluidas en las Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

 

La UICN está constituida tanto por organismos estatales (Ministerios, Agencias…) como ONGs y comunidades de científicos, relacionados todos ellos con el ámbito de la conservación. A pesar de esta diversidad, el 3rd Congreso ha sido capaz de resaltar lo que más nos une, convirtiendo la UICN en la piedra de toque del movimiento de la conservación alrededor de la cual mucha gente puede trabajar conjuntamente.

 

Los participantes en estos nueve días de congreso asistieron al lanzamiento de iniciativas revolucionarias, intervinieron en debates de alto nivel, firmaron una serie de acuerdos y votaron más de 100 resoluciones sobre cuestiones fundamentales para la conservación, desde los organismos genéticamente modificados (OGM) hasta la conservación de nuestros océanos.

 

Las decisiones adoptadas en Bangkok nos afectan a cada uno de nosotros. Ellas han demostrado el papel de la conservación en la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, la seguridad alimentaria y en materia de recursos hídricos, la salud y la vida espiritual, y el desarrollo económico. Las prioridades mundiales en materia de medio ambiente para 2004 representan algo más que un manifiesto, expresan una preocupación de alcance mundial que entraña una responsabilidad colectiva.

 

Su Alteza Imperial la Princesa Takamado, Presidenta Honoraria de Birdlife Internacional, pidió a la humanidad que abordase las causas profundas de la pérdida de especies y a cada uno de nosotros que "nos preocupemos por el estado del mundo como lo hacemos por nuestra propia salud"

 

Por otro lado, también se eligieron los consejeros regionales y el presidente de la Unión. Valli Moosa, ex ministro de medio ambiente de Sudáfrica y con una larga trayectoria en el movimiento de liberación contra el apartheid, ganó las elecciones con una clara mayoría. La gran tarea de este líder sudafricano será hacer que la UICN sea mejor conocida en todo el mundo tal como otros organismos internacionales (Organización Mundial para la Salud o la FAO). Tiene que llegar a jóvenes, viejos, ricos, pobres, urbanos, rurales, científicos y particulares. De esa diversidad saldrá la fuerza de la Unión y el espacio político que necesitamos para que el medio ambiente se convierta en una prioridad para los gobiernos.

 

 

Participación del sector privado.

 

En el Congreso hubo una participación sin precedentes del sector empresarial. Entre las iniciativas de colaboración que se anunciaron destacan el acuerdo para compartir información entre la NASA y la UICN sobre el uso de los datos de los satélites para reforzar los esfuerzos de la conservación en todo el mundo; la donación de servicios por valor de 3 millones de dólares de la Corporación Oracle al Servicio de Información de Especies de la UICN; o el Memorando de Entendimiento firmado entre la UICN y el Banco Asiático de Desarrollo para reforzar la colaboración relativa al alivio de la pobreza y el desarrollo sostenible.

 

También se entregaron premios de reconocimiento a la excelencia ambiental en diversas categorías, entre ellos el premio internacional Reuters-UICN sobre periodismo ambiental correspondiente a 2004, al periodista Tom Knudson por su artículo ‘State of Denial’ publicado en el Sacramento Bee (Estados Unidos).

 

Los más de 4000 participantes se marcharon de Bangkok con un pensamiento ‘queda mucho por hacer’. Todos los países y personas tienen la responsabilidad de evolucionar, de abandonar una era de explotación e iniciar una etapa de gestión ética. El caso es que disponemos de la tecnología medio ambiental para empezar desde hoy mismo a trabajar en esa dirección.

 

Tal como comentó el galardonado a la excelencia en la labor de la conservación, Dr. Luc Hoffman "puede considerarse que la UICN es la voz autorizada de una sociedad civil que está sumamente preocupada por el estado de nuestro planeta. Esperemos que en estos próximos cuatro años, esa voz tenga mayor peso en nuestras sociedades si queremos que el planeta tierra siga manteniendo la riqueza de su biodiversidad.

 

Lourdes Lázaro Marín

Responsable de Comunicaciones del

Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN

www.infoecologia.com