¿CAMBIO CLIMÁTICO = PÁNICO?

Por Enrique Angulo Pratolongo. Julio de 2007 (Infoecología).

Hace unos días recibí el correo electrónico de un amigo, en el cual me enviaba una serie de artículos del economista y profesor español Xavier Sala i Martín, aparecidos en el diario La Vanguardia de España. Dichos textos criticaban de manera constructiva algunas de las afirmaciones del ex candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Al Gore, en cuanto al cambio climático y a sus efectos en el planeta. Por otro lado, debo comentar que en estos días veo con más frecuencia, noticias y comentarios sobre el responsable de la película "Una Verdad Incómoda". No quiero pensar mal, pero me parece un poco extraña esa exposición mediática de Gore.

Asimismo, el ex vicepresidente del gobierno estadounidense recibió hace unos días el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007. Si bien es loable destacar esta distinción, pues a mi entender se está tomando cada día más en serio el problema socioambiental que nos involucra y compromete a todos, creo que podríamos, tal como lo anota Sala i Martín, estar cayendo en un alarmismo que impida un análisis serio sobre las causas de las actividades humanas sobre el planeta, las futuras consecuencias, así como las medidas que debamos tomar para paliar el evidente calentamiento global.

Una de las críticas de Sala i Martín consiste en afirmar que Gore exagera cuando dice que el descongelamiento de Groenlandia y la Antártida, así como la ausencia de hielos en el océano Ártico, producirán un aumento en el nivel del mar de siete metros. Si bien es cierto que los hielos del Ártico se han reducido, se debe tomar en cuenta que gran parte de la masa de hielo se viene reduciendo desde principios del siglo XIX, según el economista español. Por otro lado, según el Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), en la Antártida, las temperaturas han descendido, echando por la borda lo que pretende hacer creer Gore a través de las imágenes de una pequeña zona antártica, cuyos hielos se derriten y caen al mar.

El tema de los siete metros también es una exageración. Según el IPCC, el nivel del mar aumentará entre 0,18 y 0,59 metros; es decir, ver a Nueva York, Holanda, Shangai (y a La Punta) sumergidas en agua, es una visión cinematográfica. Así también, Gore indica que el deshielo de Groenlandia ocasionará que se detenga la corriente del Atlántico que trae agua caliente de los mares del sur, lo que tendría como consecuencia final una nueva glaciación en Europa. Según Sala i Martín, los científicos del IPCC están convencidos en un 90% de que eso no sucederá.

Éstos y muchos puntos más expuestos por Gore, son rebatidos por el economista español en base al informe del IPCC. ¿Cuál es la razón para crear una infundada alarma?, ¿qué está pasando realmente?, ¿a quién debemos creerle? El ciudadano común y corriente se encuentra en medio del debate sin saber qué hacer. Tal vez, lo único que nos queda por ahora es seguir buscando información y adoptar algunas medidas que intenten aminorar los usos de combustible fósil, el desperdicio de agua, la emisión de ruidos, el uso injustificado de energía, así como denunciar los hechos que atenten contra el medio ambiente.

Claro, tampoco es que debamos quedarnos de brazos cruzados esperando que se decida qué es lo que realmente está pasando. El IPCC afirma en uno de sus últimos informes que la cantidad de CO2 en la atmósfera es más alta hoy en día que antes de la revolución industrial y que la temperatura media del planeta ha subido 0,74° C durante el último siglo.

No obstante de estas cifras, la credibilidad del IPCC también ha sufrido cierta embestida, ya que en el 2001 postuló que "el siglo XX ha sido el más cálido del último milenio, la década de los noventa la más cálida del siglo XX y el año 1998 el más cálido de la década"; sin embargo, tal afirmación fue refutada, como comenta Sala i Martín.

Científicos del National Research Council de los Estados Unidos determinaron que lo expuesto por el IPCC no era cierto. El comité fue categórico: "el análisis científico no sustenta la afirmación que el siglo XX, la década de los noventa y el año 1998 son los más cálidos del milenio". A pesar de que el IPCC otorgó un convencimiento de entre 66% y 90% sobre la veracidad de su trabajo, en el informe del 2007 no aparece dicha famosa frase, ya que fueron desmentidos.

Por otro lado, en el informe del 2007 del IPCC se afirma que: "tenemos un convencimiento del 90% de que la mayor parte del calentamiento está causado por la acción humana". ¿Debemos creer lo que esta frase nos dice? Coincido con el economista español: sí hay que creer, pues es evidente que el hombre ha modificado la temperatura global a través de la emisión descontrolada de los gases invernadero. El problema es tan complejo que es difícil definir qué papel juega el hombre en el aumento de los 0,74° C. Asumimos que el hombre es el principal responsable del calentamiento global, sin embargo, todos sabemos que sabemos algo; pero, ¿qué sabemos?, ¿qué vamos a hacer para detener la situación actual?

Por ahora, evitemos el pánico, informémonos bien e intentemos participar del debate. Involucrarnos en el mismo, ya es de por sí, buscar la manera de mejorar lo que dejemos a los que vienen. 

Enrique Angulo Pratolongo, periodista.

Correo electrónico: eangulopratolongo@gmail.com

Este artículo, aparecido primeramente en la revista Viajeros (www.viajerosperu.com), ha sido publicado en Infoecología con permiso de su autor.

Estás en www.infoecologia.com