Forestales 
La producción de energía con biomasa forestal mejorará la gestión de los bosques

Por N. C. (diciembre de 2008)

DSC01954.JPG (2664256 bytes)Numerosos expertos del sector forestal han constituido un grupo de trabajo específico, coordinado por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales,  con el fin de elaborar un documento sobre los montes y la crisis energética. Este documento se ha presentado hoy lunes, 1 de diciembre, en el Congreso Nacional de Medio Ambiente.

La biomasa es una energía renovable y poco contaminante ya que el CO2 que emite en su proceso de transformación energética es igual al fijado durante su crecimiento...

 

Asimismo, los expertos reunidos han llegado a la conclusión de que los sistemas de producción de biomasa son generadores importantes de empleo e ingresos, al producirse una demanda de mano de obra. En consecuencia, este potencial desarrollo, al incrementarse el empleo, podría desempeñar un papel importante en el esfuerzo que se hace para impulsar el desarrollo rural, sobre todo en aquellas Comunidades donde el despoblamiento ha sido más acusado.

Potenciar la biomasa forestal con fines energéticos es una oportunidad de gestionar bosques en los que se ha abandonado el aprovechamiento tradicional o no están gestionados, lo que supondría: 

  • Disminuir el riesgo de debilitamiento de esas masas.

  • Disminuir el riesgo de incendios.

  • Disminuir el riesgo de plagas o enfermedades.

  • Beneficio para los propietarios rurales como al conjunto de la sociedad.

Gestión forestal sostenible

La extracción de madera de los bosques para usos energéticos siempre ha existido, pero en los últimos años estos trabajos se han devaluado por su alto coste de gestión, falta de competitividad y, por tanto, su inviabilidad económica. Por este motivo, es necesario que los planes de gestión sostenibles y multifuncionales de los montes tengan en cuenta la producción de biomasa. 

Sin embargo, el abandono de la gestión forestal por falta de rentabilidad de la madera afecta a un gran número de zonas de España. De ahí que sea necesario establecer nuevos modelos de gestión forestal sostenible, basados en el aprovechamiento integral de los diferentes productos generados por la silvicultura y la explotación ordenada de los montes. Para lograrlo es fundamental aumentar la investigación en I+D+i para evaluar:

  • la producción anual de la biomasa forestal

  • identificar las zonas productoras de biomasa en las distintas CCAA

  • identificar los posibles consumidores

  • Calcular los costes de elaboración y transporte

  • Optimizar los procedimientos de trabajo

  • Adaptar los medios para la recogida y transporte a las condiciones españolas

  • definición de los centros para el tratamiento de esta biomasa.

De igual modo, el grupo de expertos apuntan la necesidad de desarrollar un mercado que ayude a la sostenibilidad de la explotación de la biomasa como recurso energético, instaurando estándares de calidad y de producción, así como certificados de cultivo sostenible para evitar la deforestación, la sobreexplotación de tierras y otros problemas derivados.

Entre las medidas más importantes que proponen para superar las dificultades destacan las siguientes: fomento de la agrupación de montes de propiedad privada en unidades de gestión más efectivas; incremento de la superficie gestionada con implantación de instrumentos de gestión y previsión de cortas; aumento del límite de transporte de la carga a un máximo de 60 toneladas y aumento del tamaño de los camiones; investigación y desarrollo de maquinaria adecuada a las características de nuestros montes; investigación de métodos y logística idónea.

 

Puntos a favor de la biomasa forestal:

  • Ayuda a combatir el cambio climático. Se considera que su aporte de CO2 a la atmósfera es nulo porque, en su crecimiento, fija más carbono del que emite en su combustión.

  • Es un magnífico combustible para la producción conjunta de calor y electricidad.

  • El uso energético de la madera puede lograr que se realicen planes de gestión y ordenación de montes olvidados, con aprovechamiento de matorral y especies arbóreas no comerciales.

  • En este sentido, la biomasa forestal ayudará a realizar una gestión forestal sostenible. 

  • Su correcto aprovechamiento ayudará a prevenir incendios forestales al eliminar o disminuir la carga de maderas muertas sobre el terreno.

  • Creará más puestos de trabajo, aumentará las rentas en el medio rural y fijará población, ayudando de esta manera al desarrollo rural. Según las previsiones de la Unión Europea, la aplicación del Plan de Acción sobre la biomasa puede crear 182.000 empleos en el seno de la UE.

Problemas a resolver:

Inexistente mercado para biomasa forestal, en contraste con otras energías renovables, como la energía eólica o incluso la biomasa agrícola.

Existe un déficit de madera. Se cortan 16 millones de m3 de madera al año y la industria demanda 20 millones. Es posible alcanzar esta cifra porque se aprovecha sólo el 30% del crecimiento anual y hay terrenos forestales idóneos para la práctica de la selvicultura intensiva o cultivos energéticos.

El mercado de la madera es complejo, con numerosos intereses comerciales en un mismo producto, lo que obliga a realizar planes de aprovechamiento integrales que pongan en valor la madera en su conjunto y satisfaga las necesidades de todos los sectores interesados. 

Es imprescindible resolver problemas estructurales como el régimen de propiedad de los montes y el tamaño de la parcela. Es necesario mejorar las condiciones de aprovechamiento como, por ejemplo, emplear la maquinaria adecuada y mejorar la gestión de las cortas y las restricciones a las mismas.

La falta de gestión dificulta la movilización de la biomasa y de la madera. Sólo el 13,78% de la superficie forestal tiene un proyecto de ordenación (3.782.099 ha). Por tipo de propiedad (un 23% de lo público y un 5% privado)



Datos de interés:

Los objetivos de la Unión Europea para 2020 son producir un 20% de su energía con fuentes renovables. La biomasa debe contribuir con un 25,4%.

La producción de energía renovable y el consumo energético van en aumento. Actualmente la energía procedente de fuentes renovables está en torno al 6% del total producido.

Una central nuclear produce 9.000-10.000 MW por reactor. Se necesitan 9.000 o 10.000 toneladas verdes de biomasa por MW instalado. Se necesitarían entre 8 y 10 millones de toneladas verdes de biomasa al año. Las cortas anuales de madera y leña en España totalizan unos 16 millones de toneladas en verde.

En España el volumen total cortado (en torno a 16 millones de metros cúbicos) representa sólo 30% del crecimiento anual.

Se recogen datos de investigaciones sobre el coste de saca y transporte en extracción de biomasa para densidades mayores de 40 t/ha de biomasa. Siempre fueron inferiores a 40 euro/t verde, lo que le convierte en una fuente de energía rentable económicamente.

Los costes de transporte de la madera representan desde el 20-40% del precio en fábrica 

El principal uso de biomasa en Europa es para calefacción de domicilios e industrias en forma de pellets.

La biomasa forestal es la que más empleos directos crea por megavatios instalados:


Biomasa

8,9

Co-combustión

2,5

Biogás

0,8

Eólica

0,3

Hidroeléctrica

0,8


En Europa, la producción total de energía con biomasa en el año 2006 fue de 62,4 Mtep. Por países, los principales productores fueron Francia, Suecia, Finlandia y Alemania, que agrupan el 55% del total. La madera es el principal combustible empleado, con un 42,3% de total, siguiéndole los residuos de la industria forestales (29,2%), los licores negros de la industria de pasta y papel (20,5%) y los restos de otras materias vegetales y residuos orgánicos diversos (8%).


Definiciones:

Biomasa (RAE): "materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía". 


Biomasa = (Tronco + Raíz + Ramas)  es todo lo que forma parte del árbol. Distinguiremos entre madera (productos obtenidos de la fracción de biomasa procedente del tronco del árbol y destinado a las industrias forestales) y "biomasa" (masas jóvenes o restos de corta con destino a producción de energía).

"Biomasa" de origen forestal se considera:

- Cortas de masas jóvenes.

- Restos de corta de masas maduras en que se obtienen otros productos destinados a las industrias forestales. 

- Residuos de las industrias forestales (serrerías, polvo de lijado, etc.) 

- Los cultivos energéticos son otra fuente de biomasa. En ellos se realiza una selvicultura intensiva en territorio agrícola. 


La energía que se produce a partir de la biomasa puede ser sólo eléctrica, sólo térmica, o, lo más habitual, eléctrica y térmica. También las centrales productoras de energía se clasifican según el criterio siguiente:

 Centrales eléctricas: son aquellas en que se quema la biomasa y se produce sólo electricidad. Se debe tener en cuenta que la eficiencia energética es baja, con valores máximos en torno al 27%

Centrales de cogeneración: son aquellas en que se quema la biomasa y se produce electricidad y calor a la vez. En este caso la eficiencia energética llega al 80%.

Centrales de co-combustión: son aquellas que además de biomasa queman otros combustibles para producir energía. En general, las razones por las que se incluye la biomasa como fuente de energía en estas centrales suelen ser económicas (recibir ayudas existentes para el fomento de las energías renovables) y ecológicas (reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera). La principal tecnología empleada es la cogeneración, que en Europa representa el 71,2% de la energía eléctrica total.

Sigue las novedades de la "Cumbre del clima de Copenhague en: 

Descargar la guía

Estás en www.infoecologia.com