Kioto
WWF/Adena denuncia la maniobra del Gobierno para modificar de forma significativa el documento del PNA y aumentar las emisiones de CO2

Madrid, agosto de 2004 (Infoecología)

La ONG ecologista WWF/Adena denuncia que los derechos de emisión asignados a los sectores industriales en el texto final del Plan Nacional de Asignación 2005-2007 se han incrementado "de forma significativa" respecto al documento inicial sometido a información pública

Aunque en el documento presentado a información pública el pasado día 6 de julio se asignaban un total de 161,75 millones de toneladas CO2/año, en el documento presentado hoy al Consejo de Ministros se han incrementado hasta alcanzar 172,31 millones de toneladas CO2/año, lo que supone un aumento de 6,5% respecto al anterior.

 

WWF/Adena manifestó en su día que la asignación de 161,75 MT/CO2 año significaba tan sólo un primer paso, puesto que ya dicha cantidad suponía un aumento del 35,3% respecto a 1990, y recordaba que el compromiso de España bajo el Protocolo de Kioto es de no incrementar las emisiones en más de un 15% respecto a esa fecha. Mar Asunción, responsable del Área de Cambio Climático de WWF/Adena afirma que “En el documento que se presenta hoy al Consejo de Ministros se aumentan dichas emisiones en un 44,6% respecto a 1990; esto no solamente no es un primer paso, sino más bien un claro retroceso ya que el gobierno ha cedido finalmente a la presión de la industria aumentando significativamente sus asignaciones, aunque inicialmente intentara contentar a todos los sectores en el documento presentado a debate”.

 

La estrategia utilizada por el gobierno para aumentar las emisiones ha sido sacar a la cogeneración de las asignaciones industriales, con lo que las asignaciones totales industriales se han incrementado en el presente documento en 11,06 MT/CO2 año. “Además, el ejecutivo ha aprovechado el descenso de actividad de agosto y la confianza de los grupos sociales en que el documento final mantendría las grandes cifras presentadas a información pública, y sin embargo, se han realizado cambios significativos; cabe recordar a este respecto que las reducciones de emisiones que no asuman los sectores industriales nos veremos obligados a asumirlas el resto de la sociedad”, concluye Mar Asunción.

 

Ecologistas en Acción lo considera insuficiente

En opinión de Ecologistas en Acción el volumen de emisiones de CO2 que se concede gratis a las empresas reduce mucho la eficacia de este sistema para frenar el cambio climático y cumplir el Protocolo de Kioto.

La forma final de los documentos tras el periodo de alegaciones del pasado julio no ha mejorado, en realidad la reducción de gases de efecto invernadero en 2005-2007 se queda en un 0,2% respecto a las emisiones 2002 en lugar del 0,4% del anterior borrador. Se emplean tres años para prácticamente estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero y se deja para cuando el Protocolo de Kioto sea obligatorio, entre 2008-2012 casi toda la reducción. A partir de 2008 tendremos que disminuir nuestras emisiones del orden de un 2% anual para cumplir el Plan del Gobierno. Y las medidas para conseguir esto no son objeto de Plan de Asignación actual, que sólo abarca los tres próximos años.


Las propuestas de Ecologistas en Acción no han sido aceptadas. En concreto se mantiene la incoherencia de asumir las previsiones de consumo energético del anterior gobierno del PP que conducirían a un aumento de emisiones de CO2 de origen energético en 2012 del 78% sobre las de 1990, mientras el objetivo para España del Protocolo de Kioto es de limitarlo al 15%.


Para Ecologistas en Acción resulta muy preocupante el generoso tratamiento que se ha dado al sector eléctrico, pues sus emisiones han crecido un 43% desde 1990 y es la actividad hoy por hoy más emisora de CO2 y también la que presenta mayores oportunidades de disminuirlas (sea con el cambio de combustibles o la generación con renovables) El Gobierno considera que ha cubierto el 93,5% de las necesidades futuras de derechos de emisión del sector, con lo que la nueva situación se parece enormemente a la anterior.


Además se va a promocionar el aumento de potencia instalada, de más centrales térmicas, concediendo derechos de emisión gratuitos a instalaciones nuevas aunque no dispongan de todos los permisos y licencias exigidos por la legislación aplicable. Tan sólo se les va a exigir que el 30 de septiembre presenten la autorización administrativa previa, contrato de acceso a las redes de gas y electricidad, indicación de obras en curso e inversiones realizadas y fecha de inicio de actividad. 

 

En el listado aparecen como “instalaciones con operación prevista” quince centrales que suponen 12.420 Mw de potencia añadida. Nueve de ellas tienen la autorización administrativa previa y seis cuentan con la aprobación del proyecto de ejecución. No son requisitos los necesarios permisos municipales y se debería aclarar si todas los proyectos de centrales que reciban derechos cuentan con la preceptiva autorización ambiental integrada.


Aunque pueda pensarse que esto resulte finalmente en menos derechos para las centrales de carbón, más contaminantes, supone un muy considerable aumento de la oferta de electricidad y si no desciende el consumo, cuestión que cabe dudar con las previsiones energéticas que se manejan, conducirá a un aumento mayor de CO2.


Para Ecologistas en Acción se ha dado un paso hacia el cumplimiento del compromiso de Kioto pero de alcance demasiado corto. Después del 2007 reducir emisiones va a ser más difícil y muy probablemente tampoco entonces estaremos preparados. 

www.infoecologia.com