Elasmobranquios

Eluden la ley europea al capturar tiburones en aguas remotas y realizar una pesca “ilegal, no declarada y no reglamentada” en el océano Pacífico 

Por WWF / Infoecología (diciembre de 2007)

Oceana, la organización internacional dedicada a conservar y proteger los océanos del mundo, ha publicado hoy el tercer informe de su serie sobre las pesquerías y el comercio de tiburones de la Unión Europea en todo el mundo. Este informe, titulado Fishy business (Asuntos que dan mala espina), revela cómo las flotas de la UE, en particular algunas españolas, eluden las regulaciones de la UE al capturar tiburones como pesca objetivo en todo el mundo la mayoría mal gestionadas.


"La pesca objetivo de tiburones y el comercio de las aletas de tiburón en los países donde están prohibidas o restringidas estas actividades son un escándalo,”
comenta Ricardo Aguilar, Director de Investigaciones para Oceana Europa. “La Unión Europea, segundo territorio  más importante del mundo que captura tiburones y el mayor exportador de aletas de tiburón congeladas, debería liderar el ejemplo de proteger a los tiburones en vez de debilitar las leyes de protección de tiburones de países con ecosistemas vulnerables como los de la Polinesia Francesa. La UE debería actuar de inmediato para detener la pesca IUU que llevan a cabo los barcos españoles en el Pacífico," añade Aguilar.

 

La investigación de un año, realizada por los investigadores de la entidad ambiental, ha descubierto que las embarcaciones de la UE que capturan tiburones viajan ahora más lejos y a océanos más remotos para satisfacer la demanda cada vez mayor de aletas de tiburón en el mercado asiático. Las embarcaciones pueden capturar tiburones con marcos legales con terceros países según la gestión de la UE o con embarcaciones de joint venture que ondeen banderas extranjeras o “banderas de conveniencia” que están fuera de cualquier control de la UE. 

 

Debido a que muchas de las pesquerías de tiburones establecidas con esos marcos legales están mal gestionadas o no disponen de ningún tipo de control, los investigadores de esta entidad han descubierto que la flota de la UE llevó a cabo actividades prohibidas en el océano Pacífico Occidental y Central (WCPO, en sus siglas en inglés). Según un decreto de la Polinesia Francesa de abril de 2006, queda prohibido comercializar, vender o comprar cualquier parte de un tiburón en la Polinesia Francesa, salvo del marrajo dientuso. Sin embargo, el informe de  revela que un palangrero de superficie español llamado Nuevo Josmaru, un moderno barco pesquero industrial de 43 metros de eslora, desembarcó y trasbordó aletas de tiburón en el puerto tahitiano de Papeete, en la Polinesia Francesa.

 

Además, la organización ha descubierto embarcaciones españolas realizando pesca “Ilegal, no Declarada y no Reglamentada” (IUU, por sus siglas en inglés) en la zona del WCPO. Por lo menos, dos de las 17 embarcaciones españolas que usan el puerto de Papeete para desembarcar sus capturas, el Nuevo Pleamar y el Mariane, no tienen permitido pescar en el océano Pacífico Occidental y Central. La Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central (WCPFC, en sus siglas en inglés), la organización regional de pesca (ORP) responsable de gestionar la pesca en esta zona, mantiene un registro de barcos pesqueros autorizados a pescar en la zona de la convención de la WCPFC. Sin embargo, ni el Nuevo Pleamar ni el Mariane aparecen en ese registro y la información portuaria revela que esos dos barcos atracaron en el puerto de Papeete en noviembre de 2007.

 

Al mismo tiempo que la organización publica este informe, también advierte a los miembros de la WCPFC, que esta semana celebran su cuarta reunión anual en la isla de Guam en el Pacífico, sobre las actividades que las flotas de la Unión Europea que capturan tiburones llevan a cabo en la zona de la WCPO. Además de las actividades descubiertas , la organización de conservación marina destaca el hecho de que la mayoría de las 96 embarcaciones de la UE, que recientemente han conseguido la autorización para pescar en la zona de la WCPO, tienen a los tiburones como pesca objetivo y pertenecen a pesquerías que están muy poco gestionadas.

 La WCPFC es una ORP relativamente nueva y por este motivo, representa una oportunidad importante para establecer medidas de gestión progresivas y preventivas para los tiburones que se capturen en esta zona.  Por ello esta organización exige a los miembros de la WCPFC que prohíban la pesca a las embarcaciones de la UE que tengan a los tiburones como pesca objetivo hasta que se evalúen las reservas, se revisen las cuotas de pesca, se introduzcan otras medidas técnicas, se reduzca significativamente la pesca incidental de tiburones y se ponga en práctica un buen Plan de Acción de la Unión Europea con respecto a los tiburones, tal como requiere la WCPFC a los países que pescan en su zona de convención.

 

El informe “Fishy  Business” (Asuntos que dan mala espina) está disponible en www.oceana.org

 

Otros informes de esta serie: “Perseguidos por sus aletas” y “Desperdicios pesqueros”

Estás en www.infoecologia.com