La columna verde

Parques descuidados

Por ALG (2004). En mi barrio existe un pequeño parque. Mejor dicho es un "parquecito". La mitad está ocupado por una pista de baloncesto y un campo de fútbol sala; también existe un pequeño cercado con columpios y juegos infantiles. Ahora en pleno invierno está muy triste, se le ve como apagado. Lógico, los árboles sin hojas, los arbustos secos y la hierba fea y descuidada contribuyen a esta penosa impresión, hasta cierto punto natural y normal. ¡Ya vendrá la Primavera!.

 

Pero lo que produce en mi ánimo una sensación de desgana, apatía o aburrimiento es verlo tan ralo y tan descuidado. Porque está descuidado, completamente descuidado; ¿Cuánto tiempo hace que no se barre? ¿Cuánto que no se recogen sus papeleras?.

 

Hace unos pocos de años existía un equipo de jardineros. ¿Uno, dos? Ignoro cuantas personas eran, pero entonces si se veía su trabajo. Un trabajo bien hecho, a diario; y no se veía una mala hierba, éstas eran arrancadas por los laboriosos trabajadores. Los paseos, cortos y pequeños, estaban siempre cuidados y muy limpios. Los huecos alrededor de los árboles bien preparados para recibir el agua vivificadora para su buen vivir. Los arbustos bien recortados, etc.

 

Hoy ya no debe existir ese equipo jardineril fijo. Ni en este ni en otros parques de mayor importancia, y amplitud. Sí, se ven equipos de jardineros que van rotando de parque en parque, cumpliendo las labores de su trabajo. Pero, de un jardín pasan otro y así se pasan semanas y semanas y, lógicamente, el parque va decayendo poco a poco, por falta del cuido diario. Y si hay que replantar se replanta un año si y otro también y los sacos de semillas se gastan a voleo.

 

Los que disfrutamos de estos pequeños pulmones en la ciudad, que también tenemos también nuestra cuota de responsabilidad y culpa al ensuciarlos sin consideración. En este pequeño jardín, además de hojas, papeles y papeleras llenas y rebosantes de botellas, hay cristales de las que se van rompiendo, incluso en los lugares de recreo juvenil. Solución: limpiar-barrer y ensuciar menos.

 

El Invierno ha comenzado a andar. Pronto dará paso a la Primavera, con ella nos iremos animando y nuestra esperanza empezará a crecer y a esperar la llegada de la eficaz cuadrilla de jardineros que volverá a dejar todo aseado, limpio y hasta bonito para nuestro gozo y disfrute.

ALG es periodista

Ver otras columnas de ALG

Estás en www.infoecologia.com

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde
www.efeverde.com