La columna verde

Los medios de transporte ante el futuro

Por Iván Marcos Fernández. La amplia variedad temática sobre medio ambiente ha desencadenado que en la actualidad éste sea un asunto con un gran peso político y que en la mayoría de los programas electorales comparta espacio con otros temas como la sanidad, la educación o el gasto social. Continuamente, en los medios de comunicación se sirven de los términos medio ambiente, ecología o impacto medioambiental sin saber con certeza cómo utilizar cada uno de ellos. La información, la educación y la formación son en ese sentido tres elementos clave para el éxito del tan ansiado desarrollo sostenible.

La complejidad de lo que se entiende por medio ambiente y la puesta en marcha de políticas, proyectos y prácticas de prevención es uno de los objetivos de los próximos años del conjunto de las sociedades del mundo, en especial de los países desarrollados, ya que el medio ambiente se convierte en un factor secundario en aquellas regiones que no han logrado un desarrollo económico y que, por tanto, tienen otras prioridades o necesidades en su mayoría ya cubiertas en los países más avanzados.


El equilibrio de los diversos ecosistemas del planeta está gravemente amenazado como consecuencia de un crecimiento económico ilimitado por el cual los elementos que integran los ecosistemas se encuentran en proceso de degradación. El ritmo de explotación de los recursos está causando graves daños a la naturaleza.


El transporte y sus aplicaciones en el futuro

En materia de amenazas medioambientales, el transporte constituye una importante fuente de contaminación, responsable del efecto invernadero. Sólo en el año 1992 había más de 600 millones de vehículos en circulación, cifra que en estos momentos se ha duplicado. A esto añadimos que cerca del 70% de este crecimiento se ha desarrollado en zonas con “dudosos” sistemas de calidad medioambiental como Asia o África. Asimismo, en un estudio científico reciente se atribuyó más de un 95% de las emisiones de anhídrido carbónico a los vehículos en circulación.

TRANSPORTE: AHORRO DE ENERGÍA

  • El  consumo de energía de los vehículos privados españoles supone casi 15 millones de toneladas equivalentes de petróleo, es decir, que cada uno de los españoles consume más de 250 litros de combustible.

  • El transporte público precisa por viajero transportado 50 veces menos espacio y consume 15 veces menos energía que el coche particular.

  • El autobús de transporte público emite a la atmósfera, por viajero transportado, respecto al coche particular, el 40% menos de óxidos de nitrógeno, el 80% menos de hidrocarburos sin quemar, el 95% menos de CO y el 70% menos de CO2.

Es necesario desarrollar un sistema de transporte eficaz. Como bien sabemos, el transporte constituye una pieza clave del sistema económico de un país y su buen funcionamiento debe apostar por la participación ciudadana, la mejora y calidad de las infraestructuras a través de las administraciones y la actuación de los agentes privados, como los vendedores de automóviles, para conseguir una óptima eficiencia energética y sostenible con el medio ambiente.


La técnica ha dado sus primeros pasos con la mejora de los vehículos, desarrollando los primeros que se alimentan de hidrógeno o eléctricos (son más caros y tardan horas en recargarse) y que hacen posible una fuente alternativa de transporte sostenible desde el punto de vista del medio ambiente.


En las grandes urbes, el transporte genera problemas de contaminación (atmosférica y acústica), infraestructuras, comunicación, accesibilidad, movilidad. Se fomentaría el uso del transporte público, con la consecuente reducción de la utilización del vehículo privado, mediante la mejora por parte de la administración de sus prestaciones y servicios (puntualidad, frecuencia, rapidez y comodidad).

LOS MEDIOS DE TRANSPORTE ANTE EL FUTURO PROPUESTA DE PLAN ESTRATÉGICO DE ACTUACIÓN

  • Apuesta por la investigación y producción de nuevos sistemas de transporte como los eléctricos, pila de hidrógeno, gas natural.

  • Información a los consumidores sobre los vehículos con menor gasto energético.

  • Obligación de los fabricantes de facilitar información detallada sobre gasto energético y emisiones contaminantes.

  • Mayor control de los vehículos contaminantes mediante patrullas ambulantes que realicen análisis a vehículos sospechosos de emisiones contaminantes superiores a lo permitido.

  • Estrategia global de reciclaje. Según estudios, hasta un 90% del peso total de los vehículos será reciclable.

  • Instalación de los denominados “ecopuntos”, contenedores para depositar los residuos derivados del mantenimiento de los vehículos.

Iván Marcos Fernández es licenciado en Geografía por la Universidad Complutense de Madrid

ivanmarc@mi.madritel.es

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde
www.efeverde.com