La columna verde

Los piensos para el salmón

Por Ricardo Aguilar Rubio / Oceana (2004).- El salmón es un gran predador marino que, si lo asimilamos a los animales terrestres, ocuparía el lugar de un zorro o un lobo en la cadena trófica. Esto supone que debe alimentarse de una gran diversidad de presas, en gran parte, herbívoras, las cuales, por su dieta tienen menos niveles de contaminantes. Pero según pasamos a eslabones más altos en la cadena alimentaria, los contaminantes se van bioacumulando y biomagnificando hasta alcanzar niveles peligrosos.

 

Los salmones de piscifactoría son alimentados con piensos elaborados a partir de harinas de pescado de pequeños pelágicos de poco valor comercial, como el lanzón, el espadín o el capelán. Estos piensos son ricos en grasas, para permitir un crecimiento más rápido. Y es exactamente en las grasas donde se concentran muchos de los contaminantes organoclorados, como los PCB’s, las dioxinas, el DDT, el mirex o el tostafeno que han sido encontrado en tan altos niveles en el estudio realizado por científicos norteamericanos en la prestigiosa revista “Science”.

 

Este estudio no sólo nos alerta de la peligrosa mezcla y cantidad de contaminantes que se encuentra en los salmones que consumimos en nuestros hogares, sino de la alarmante contaminación que sufren los mares, ya que los piensos proceden de animales pescados en nuestros océanos, donde cada año se vierten millones de toneladas de contaminantes de todo tipo.

Ricardo Aguilar
Director de Investigación y Proyectos de Oceana en Europa

Sigue las novedades de la actualidad ambiental en EFEverde. El periodismo del medio ambiente: 

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

EFEverde
www.efeverde.com