La columna verde

Razones y proporciones

Por Carlos Aguilera (WWF), Madrid, enero de 2005. (Infoecología)

Una vez derogado el trasvase del Ebro, las razones de la “desiderata”, del gobierno de la Comunidad Valenciana,y su homónimo de Murcia se dividen en tres grandes grupos. En el primero es el agua lo fundamental, basado en lo que ellos consideran “deficit hídrico”. El segundo es el anunciado lanzamiento de una bonanza económica y social con la Copa América, Terra Natura, la Ciudad de la Luz, los proyectos de Calatrava para Valencia, etc. En tercer lugar, el turismo, ligera pero significativamente tocado en el  índice del numero de turistas que visitan ambas Comunidades. No les ha gustado nada el proyecto aragonés de Zaragoza 2008,por haberles hurtado el banderín de “agua sostenible”, pero aun están esperando que alguien –en Valencia, en Madrid y en Bruselas-  se ponga de acuerdo para ver si efectivamente, el río Jucar tiene suficiente caudal para cumplir su propia función, regar las huertas, salvar la Albufera y de paso trasvasar un buen caudal a un espacio que llega desde Villena a Benidorm.

 

Se supone que para estas razones se debiera contar con las proporciones de base, tal y como nos enseña la aritmética. Pero el Ministerio de Medio Ambiente aun no ha concretado de modo definitivo algo que pueda sustituir al trasvase derogado. Sobre el papel, los gobiernos citados claman por una solución que no llega, ya que el Ministerio aun no ha metido la cuchara en el plato de las actuaciones. La proporción del relanzamiento económico y social cuenta negativamente ya con el fracaso de Terra Mítica y los que se anuncian a renglón seguido, ya que las arcas están mas secas que las tierras a donde no llega el agua.Y los planes turísticos se reducen al gobierno en la sombra de los promotores y constructores, que anuncian sin recato uno, dos o mas proyectos urbanizadores en todos y cada uno de los pueblos de las cuatro provincias, teniendo como objeto “social” el aumento de población en un porcentaje ilusorio, y la construcción de medio centenar de campos de golf como señuelo impulsor de una Consejera que une en  el mismo saco el Territorio –es decir, el ordenamiento de una desproporcionada actuación urbanística- y el Medio Ambiente encargado de que – con el oportuno maquillaje,- aquella no se desmande. El zorro al cuidado de las gallinas.

 

La base de esta desproporción es el nunca aceptado dictamen , auténticamente ecológico por su intrínseca definición física- del déficit hídrico de ambas Comunidades, hecho inaceptable por quienes aun no entienden que la esquina sureste del Mediterráneo hispano esta configurada como zona árida o semiárida (menos de 400 mm. de precipitación) desde que Europa se constituyó como tal , hace unos cuantos millones de años. El déficit es de los pobladores, no del  territorio, y el hecho de no poder, no saber, o no lograr que venga agua de otros lugares hace que la poca que viene –Trasvase Tajo-Segura- y la que podría llegar o haber llegado –Ebro y/o Jucar- no desvirtúa en absoluto esta desproporción que ha dejado de ser física para convertirse en mediática, ya que el clamor de una sociedad poco avisada en este aspecto por la inhibición didáctica de sus gobernantes, rebota como una pedrada en el frontón político del remedio parcial de las desaladoras de agua marina, que son buenas o son malas según el partido que gobierne

 

Esta es la autentica razón. La proporción, en realidad, aun está por ver.

 

www.infoecologia.com