La columna verde

Física y desarrollo sostenible

Por Gonzalo Echagüe Méndez de Vigo para Infoecologia. En 1984 las Naciones Unidas hicieron una llamada de atención sobre el futuro común de la Humanidad, un futuro que gira entorno a la situación del Medio Ambiente y de las acciones del hombre con respecto a éste. De este modo, se reunía por vez primera la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo con vistas a elaborar el informe que se publicaría tres años después con el nombre de Nuestro Futuro Común o Informe Brundtland.

 

Fue entonces cuando se generalizó el concepto de desarrollo sostenible, a pesar de que fue mucho antes, en 1972, cuando se utilizó en el Manifiesto para la supervivencia, coordinado por Edward Goldsmith. En esta época ya se vislumbraba la “insostenibilidad” que parecía caracterizar a las sociedades industrializadas, al mismo tiempo que este fenómeno crecía a pasos agigantados, dejando en entredicho el futuro de nuestras próximas generaciones. En este mismo año se celebró  la Conferencia de naciones Unidas sobre Ambiente Humano, en la cual se insistió sobre la necesidad de equilibrar el desarrollo económico con el medio ambiente. Estocolmo supuso el inicio de una preocupación planteada por los más comprometidos y lucidos. 

En 1992, diez años después, la  Cumbre en Río supuso realmente una toma de conciencia de la mayoría de los gobernantes mundiales y la asunción de compromisos y  planteamientos como son: la lucha contra el cambio climático, el convenio sobre la diversidad biológica o los lanzamientos de las llamadas agendas 21. A la estela de la Cumbre de Río nació en 1992, bajo el impulso del Colegio Oficial de Físicos, el Congreso Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) que ha tenido ya siete ediciones, la última celebrada en noviembre de 2004, convirtiéndose en el evento de mayor relevancia que se celebra en España de medio ambiente y de desarrollo sostenible.

 

El desarrollo sostenible se apoya en cuatro importantes pilares, siendo necesario el equilibrio entre todos ellos: el desarrollo económico, el desarrollo social, el desarrollo ambiental  y el cultural.

 

Los físicos tienen mucho que decir en los planteamientos e impulsos en el paradigma del desarrollo sostenible ya que poseen una amplia formación científica que conlleva una filosofía integradora de la vida. Son varias las disciplinas que abarcan este tema, la Física está muy presente en el área económica, esto es, en cuestiones de infraestructuras, energía y cambio climático, industria, desarrollo urbano y territorial, turismo, I+D+i o gestión del agua. También participan en el ámbito social, ofreciendo herramientas necesarias para la comunicación e información que requieren los nuevos tiempos. En lo referente al desarrollo ambiental su formación es idónea para abordar soluciones preventivas, de corrección y planificación en los clásicos vectores ambientales del agua, atmósfera y residuos.

 

Los planteamientos económicos más liberales han sido responsabilizados de acelerar los escenarios de mayor insostenibilidad. Por contra las voces de los más conscientes y comprometidos con nuestro entorno son partidarios de políticas de mayor responsabilidad en el consumo y en el desarrollo  Hoy en día, la adopción de políticas de I+D+i posibilitan ofrecer alternativas más ambientales  que son, sin duda, la vía para un desarrollo futuro más inteligente y más sostenible. Es aquí dónde los físicos intervienen, con una contrastada capacidad de innovación y optimización de recursos proponiendo la mayor utilización  de las energías renovables, explorando la energía convencional para su uso racional y justo y estudiando nuevas energías más ambientales,  siempre con una gran convicción en los planteamientos y medidas de lucha  contra el cambio climático. 

Existe una estrecha relación entre economía e infraestructuras que hace que ésta sea un área muy desarrollada desde la administración pública con una muy relevante participación de los grupos empresariales. La ejecución de una  infraestructura ambiental se configura alrededor de una serie de categorías “medioambientales” que engloban aspectos muy importantes contemplados en las evaluaciones ambientales. La formación del físico conlleva un relevante papel en muchos aspectos inherentes en los procedimientos, evaluaciones y estudios de impacto ambiental (modelización y predicción, contaminación atmosférica y acústica, agua y residuos, meteorología y climatología, evaluaciones coste beneficio, etc).

Otra de las consecuencias de ser una sociedad de consumo es la generación indiscriminada de residuos, algunos de ellos peligrosos para la naturaleza. Los físicos intervienen en la investigación de políticas para la  buena gestión  de residuos, que se basa en la minimización, reducción y reciclado de los mismos, en su tratamiento y su correcta deposición. El objetivo para alcanzar el desarrollo sostenible respecto a residuos estaría basado en minimizar la producción de residuos y en su reutilización. Por otro lado, existen un tipo de residuos, los radiactivos de baja, media y alta actividad en dónde los conocimientos físicos  de alta cualificación  son necesarios para su correcta gestión.

 

Asimismo, los físicos participan en programas de investigación, desarrollo e innovación dentro de diversas industrias, dando un punto de vista científico entre la sostenibilidad y el desarrollo. Cabe citar como los más significativos como la contaminación atmosférica, la acústica, la lumínica, la ionizante o la electromagnética, las cuales inciden negativamente en la salud personal. 

 

La contaminación atmosférica encierra  una serie de concatenaciones y consecuencias, como son: el cambio climático, la acidificación, la calidad del aire urbano, el ozono troposférico y la reducción de la capa de ozono estratosférico. El Protocolo de Kioto, aún de difícil cumplimiento por parte de España, aparece como la primera iniciativa de compromiso y claramente liderada por la Unión Europea,  a la que habrá que añadir, en un futuro próximo, nuevas metas y compromisos.

 

Por su parte, y dentro del desarrollo ambiental, no olvidemos la importancia de preservar un recurso natural tan valioso para el hombre como es el agua. Desde la Física, más concretamente desde los campos de la Meteorología y la Hidrología, se llevan a cabo estudios sobre el ciclo del agua, las consecuencias medioambientales producidas por un crecimiento insostenible y las posibles estrategias para solucionar conflictos entre los usuarios (sus usos) y la naturaleza. Aquí también es necesario insistir en la necesaria inversión para I+D+i sobre el sector de agua en sus procesos hidrológicos y climáticos y su consecuente impacto ecológico del cambio planetario si no se apuesta por un desarrollo sostenible.

 

Son muchos los agentes responsables del medio ambiente de nuestro planeta, desde las administraciones a las diferentes empresas; sin embargo, la responsabilidad comienza de una manera individual, como ciudadano/a. De aquí deriva la importancia del acceso libre de información ambiental, todos/as tenemos el derecho de informarnos y conocer la situación en la que estamos viviendo. Existen legislaciones que nos amparan, como la Directiva Europea sobre la libertad de acceso a la información en materia de medio ambiente. A pesar de esto, no todos conocen el derecho a este acceso y no hacen uso de esta información. La educación ambiental puede ayudar a esta concienciación y a desarrollar un sentimiento de responsabilidad en la gestión del medio ambiente.

 

Los físicos hemos sido pioneros en los sistemas de información ambiental, además, también se han configurado como una parte importante en el desarrollo del Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA), que coordina diversas profesiones para un único fin: que el desarrollo sostenible sea un aspecto primordial.

 

Este año 2005 coincide con la celebración del Año Mundial de la Física. Por fin, las Naciones Unidas nos brindan la posibilidad de enseñar al mundo la labor de los físicos en temas tan importantes como el Desarrollo Sostenible. Y, coincidiendo con este evento, la International Union of Pure and Applied Physics (IUPAP) ha organizado la Conferencia Mundial de Física y Sostenibilidad que tendrá lugar el 31 de octubre en Sudáfrica, dónde se discutirá cómo la Física puede ayudar a la solución de parte de los problemas que afronta el mundo, como es el caso del necesario Desarrollo Sostenible. 

 

Toda la información de este Año Mundial de la Física, se puede consultar en la página web:  www.fisica2005.org

Gonzalo Echagüe Méndez de Vigo es Presidente del Colegio Oficial de Físicos y organizador del Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA)