Ruido
Gallardón quiere convertir Madrid en  una ciudad silenciosa y más habitable. Hasta 300.000 euros de multa a quien incumpla la normativa sobre ruido

Madrid, diciembre de 2003.- Hasta 300.000 euros de multa para quien incumpla la normativa sobre el ruido destaca entre las novedades de la nueva ordenanza del Ayuntamiento de Madrid sobre la contaminación acústica para cuyo control, la capital de España estrenará un sistema pionero para la medición de ruidos y se elaborará un nuevo mapa acústico de la ciudad.


Ruiz-Gallardón en la presentación de la ordenanza del ruido

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, acompañado por la concejala de Medio Ambiente y Servicios a la Ciudad, Paz González, presentó el 29 de diciembre el nuevo Sistema de Actualización Dinámica del Mapa Acústico de Madrid (SADMAM) y la nueva Ordenanza del Ruido, dos instrumentos “para hacer de Madrid una ciudad silenciosa y, por tanto, mucho más habitable”.

 

Para conseguir una ciudad silenciosa es preciso conocer cómo, dónde y por qué se produce el ruido y eso se logra mediante la elaboración de los mapas acústicos. Madrid cuenta ya con un Mapa Acústico que se alimenta con los datos obtenidos por las 30 estaciones fijas de la red de Vigilancia de la Contaminación Acústica que se encuentran repartidas por toda la ciudad.

  •      Pequeños vehículos Smart, equipados con instrumentación acústica, medirán los niveles sonoros reales que se producen en la ciudad.

  •        La actualización del Mapa Acústico permitirá adoptar de manera rápida y eficaz las medidas adecuadas sobre los focos de ruido

  •         La nueva Ordenanza municipal  del Ruido se debatirá en el Pleno Municipal del próximo mes de enero y prevé multas de hasta 300.000 euros y la clausura de la actividad por un tiempo máximo de cinco años

  •        Entre las novedades figura la posibilidad de aplicar conjuntamente   multas y otras medidas sancionadoras

La Concejalía de Medio Ambiente y Servicios a la Ciudad va a complementar la actualización del Mapa Acústico mediante un sistema de medición móvil, pionero en España y en Europa. “Este sistema situará a nuestra capital a la vanguardia de las metrópolis internacionales en materia de lucha contra el ruido, y que supone una importante novedad respecto a los sistemas tradicionales”, ha declarado el alcalde.


Vehiculos de medición

El Ayuntamiento ha equipado con instrumentación acústica varios vehículos de reducidas dimensiones (modelo Smart) que realizarán mediciones de corta duración de los niveles sonoros reales existentes en  la ciudad. Los datos obtenidos por esta red móvil, se combinarán con los conseguidos por la Red de Vigilancia de la Contaminación, los  cartográficos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, un Sistema de Información Geográfica y un programa informático de cálculo de propagación acústica, con lo que se conseguirá la representación cartográfica de los niveles sonoros ambientales que realmente han existido en cada zona de estudio y, por extrapolación, de los existentes en el área circundante. “Conseguiremos así un Mapa Acústico actualizado cada poco tiempo, que permitirá la adopción de las medidas adecuadas sobre aquellos focos que lo precisen de una manera rápida y eficaz”, ha informado Gallardón.

 

Este sistema ha supuesto una inversión de 491.450 euros a los que se van a sumar otros 230.00 euros que el Ayuntamiento va a destinar el próximo año 2004.

 

Ordenanza  del Ruido

 El Pleno municipal del próximo mes de enero debatirá la nueva Ordenanza Municipal del Ruido. Esta norma se caracteriza por ser exclusiva y especifica para el ruido, además, se ha adaptado a la Ley del Ruido aprobada recientemente por las Cortes Generales, incluye medidas cautelares y provisionales con carácter previo al expediente sancionador e incrementa la cuantía de las sanciones respecto a la normativa anterior.

 

Entre los nuevos mecanismos en la lucha contra el ruido que incluye la futura  Ordenanza destacan las medidas cautelares y provisionales que se podrán adoptar antes de incoar expediente sancionador. De esta manera, cuando se superen los niveles sonoros autorizados, Medio Ambiente podrá suspender obras o actividades; clausurar temporal,  total o parcialmente instalaciones o establecimientos; precintar focos emisores de ruido; inmovilizar vehículos; suspender temporalmente autorizaciones o licencias  para el ejercicio de una actividad o cualquier otra medida necesaria para impedir la continuidad de la acción productora del ruido. Con estas medidas el Ayuntamiento persigue corregir de forma inmediata aquellas situaciones que perturban de forma grave la calidad de vida de los ciudadanos, actuando de forma directa e inmediata sobre las fuentes del ruido.

 

La nueva Ordenanza mantiene la actual clasificación de las infracciones (leves, graves o muy graves) aunque se ha establecido una nueva tipificación de las mismas. Se considerarán infracciones graves el ejercicio de actividades que incumplan las condiciones establecidas por el Ayuntamiento en la licencia, la manipulación de los sistemas limitadores, el o incumplimiento del horario para el funcionamiento de los equipos de reproducción y obstaculizar la labor de inspección municipal.

Sanciones ejemplares

Serán faltas muy graves aquellas que ocasionen daños graves al medio ambiente o pongan en peligro la seguridad de las personas, la producción de contaminación por encima de los niveles máximos establecidos en las zonas declaradas de protección acústica especial. También se considerarán faltas muy graves la ausencia de vestíbulos acústicos o circular sin elementos silenciadores  o con los mismos ineficaces o inadecuados.

 

La nueva Ordenanza también contempla el incremento de las sanciones que, en el caso de vehículos a motor, serán de hasta 600 euros en faltas leves, entre 601 euros y 12.000 euros en faltas graves, y entre 12.001 euros y  300.000 euros para las faltas muy graves.

 

En cuanto a las infracciones cometidas por el resto de focos emisores, destaca como novedad la posibilidad de aplicar una combinación de sanciones. Se podrán imponer, además de una multa, otras medidas sancionadora (cierre, precintado, suspensión o clausura del foco o actividad contaminante, con carácter temporal o definitivo, etc).

 

Para las  faltas leves la nueva Ordenanza  establece la posibilidad de aplicar todas o alguna de las siguientes sanciones: multa de hasta 600 euros; precintado del foco sonoro por 2 meses máximo; suspensión de la actividad por 2 meses máximo.

 

En el caso de las infracciones graves se podrán aplicar todas o alguna de las siguientes sanciones: multa desde 601 euros hasta 12.000 euros; precintado del foco por un período máximo de 4 meses; suspensión de la actividad por un período máximo de 4 meses; suspensión de la licencia municipal de instalación o actividad por un período entre 1 mes y 1 día y un año; clausura temporal, total o parcial, de las instalaciones o establecimientos por un período máximo de 2 años.

 

Las infracciones muy graves se sancionarán con  una o varias de las siguientes medidas: multa desde 12.001 euros hasta 300.000 euros; revocación de la licencia municipal de instalación o actividad o suspensión de su vigencia por un período entre 1 año y 1 día y 5 años; precintado temporal o definitivo del foco; clausura definitiva, total o parcial, de las instalaciones o establecimientos; clausura temporal, temporal o parcial de las instalaciones o establecimientos por un período no superior a 5 años; prohibición temporal o definitiva del desarrollo de actividades