Infraestructuras

La Plataforma Por un Río Vivo - No al Dragado del Guadalquivir,  solicita a la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, la paralización del dragrado del Guadalquivir

Madrid, mayo de 2004 (Infoecología)

La Plataforma Por un Río Vivo - No al Dragado del Guadalquivir, formada por  organizaciones ecologistas  como Ecologistas en Acción,  SEO/BirdLife y WWF /Adena junto con otros colectivos como la Federación de Arroceros de Sevilla, cofradías de pescadores, ayuntamientos, científicos y profesores de Universidad, solicitarán a la nueva Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, la paralización de las obras del dagrado del Guadalquivir

Según estos colectivos la puesta en marcha del proyecto de ampliación del Puerto de Sevilla, tendría graves consecuencias ambientales y socioeconómicas, empezando por una grave repercusión sobre espacios protegidos como el Parque Nacional de Doñana y, afectando a proyectos como el Doñana 2005, promovidos por el Ministerio de Medio Ambiente.

Aseguran que dadas las características del proyecto y la gravedad de los impactos generados, este caso es comparable al de las minas de Aznalcóllar, con el agravante de que, en esta ocasión, es la propia administración la que lo promueve.

Por otra parte, la Declaración de Impacto Ambiental (BOE nº 236, de 2 de octubre de 2003), es a juicio de la Plataforma, insuficiente para asegurar que la ampliación del puerto no tenga repercusiones ambientales negativas, argumentan y añaden que esta Declaración no sólo ignora el informe negativo emitido por el Patronato de Doñana, sino que reiteradamente vulnera el principio de precaución, incumpliendo diversas normas europeas.

 

El proyecto

El objetivo de la “Mejora del acceso marítimo al Puerto de Sevilla” es lograr que lleguen desde Sanlúcar de Barrameda a Sevilla barcos de hasta ocho metros de calado y 10.000 TPM a plena carga lo que, según la Autoridad Portuaria, supondría ahorro de combustible, la descongestión del tráfico por carretera, así como una menor emisión de óxidos de nitrógeno y CO2, entre otros beneficios. Junto al dragado del río, el proyecto contempla una nueva esclusa de 250 metros de eslora y 35 metros de manga útil que previsiblemente se comenzará a construir en 2004 y cuyo plazo de ejecución será de cuatro años.

La Autoridad Portuaria de Sevilla ha asegurado que en la zona del Guadalquivir que pasa junto al Parque Nacional de Doñana no será necesario aumentar la profundidad del río, así como que según estudios realizados hasta el momento “el dragado del río no afecta significativamente a la salinidad del agua de la ría” –ha sido estimado en 0,1 gramos de sal por litro- y “no existirá desplazamiento del tapón salino a causa del dragado proyectado”.

La opinión de las ONG: Manifiesto contra el dragado

Estás en www.infoecologia.com