Atlas de los paisajes de España
Nueve geógrafos identifican 116 tipos de paisajes diferentes en España 

Madrid, enero de 2004 (Por Maria Revuelta/Infoecología)

Terrenos tan dispares como las campiñas andaluzas o las altas sierras pirenaicas son algunos de los 116 paisajes identificados en nuestro país por un grupo de geógrafos españoles y recogidos en el Atlas de los Paisajes de España, recientemente publicado.

 

El libro, según explicó el director de la obra, Rafael Mata, es fruto de cinco años de trabajo de nueve profesores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que han utilizado, para su elaboración, bases cartográficas ya existentes, fotografías aéreas, imágenes de satélite y, sobre todo, trabajo de campo, al que los autores han dedicado más de 200 días.

 

Mata, catedrático de Análisis Geográfico Regional en la UAM, subrayó que, a la vista del estudio realizado, "lo más característico" del territorio español es "su diversidad", ya que dentro del mismo país podemos encontrar acantilados, llanos, altos macizos, bosques o valles, entre muchas otras variedades del terreno.

 

La disparidad de los paisajes españoles obedece, explicó Mata, a tres tipos de diversidad: la geomorfológica, o natural, que se refiere a las distintas formas de relieve; la bioclimática, que distingue los diferentes tipos de cubierta vegetal; y la diversidad de usos humanos del suelo, que depende del aprovechamiento del suelo que hace el hombre en cada caso.

 

Los usos humanos del suelo, destacó Mata, son "muy determinantes" a la hora de explicar la variedad de los territorios nacionales, ya que los diferentes asentamientos desde la prehistoria ya condicionaron la diversidad de paisajes, que se acentuó con los diferentes aprovechamientos del suelo en la época medieval.

 

Entre los relieves más extraordinarios de España, según el geólogo, se encuentran los escarpes canarios, donde se pueden ver acantilados de centenares de metros, o las islas volcánicas Columbretes, en el Mediterráneo, que son "tan bellas como poco conocidas".

 

Según Mata, el Atlas de los Paisajes de España tiene una utilidad pedagógica, de cultura del paisaje, y pretende además orientar políticas de ordenación del territorio, así como promover el conocimiento de los recursos turísticos de España.

 

El conocimiento del territorio español puede ayudar, además, a salvaguardar los paisajes nacionales, lo que no quiere decir, apuntó, que éstos no puedan cambiar, porque son elementos que se transforman continuamente.

 

La defensa del paisaje es "necesaria", según Mata, para ordenar el futuro del paisaje español, que es, según el catedrático, un patrimonio natural, un recurso de desarrollo y un elemento de identidad territorial.

www.infoecologia.com