EXPERIENCIA PIONERA. Una empresa y los vecinos de Madrid ensayaron en 1993 el reciclaje de  "aceite de freír"

Infoecologia.- Dos tercios del aceite de cocina que se vende en España se vierten en los desagües y contaminan las aguas residuales, hecho que ha suscitado un proyecto piloto para reciclar y reutilizar este tipo de residuos grasos con la participación de amas de casa.

La iniciativa, que parte de una empresa especializada en el tratamiento de aceites usados, Resigras, se realiz
ó en 1993 de forma experimental en el madrileño barrio del Lucero, en cuyo centro cultural de la mujer se instalaron dos contenedores de 60 litros cada uno, donde las vecinas depositaban el aceite usado para freír.

Cada quince a treinta días estos depósitos
eran retirados por la empresa que también recuperaba y limpiaba los residuos grasos generados por pequeños establecimientos hosteleros de diversas comunidades autónomas.

Entre las posibilidades de reutilización del aceite usado para freír destacan, según sus promotores, "el curtido de pieles o la fabricación de pienso que, mezclado con otros productos, se enlata, y de pastillas de jabón o detergente para lavavajillas".

Los aceites vegetales se generan, como residuos, en domicilios particulares, comercios y servicios.

"El aceite de cocina suele ir al desagüe, lo que para nosotros es un motivo de sufrimiento por el daño directo que causa y porque incrementa el consumo de agua potable".

Los efectos dañinos del aceite en las aguas residuales "se pueden comprobar en los lodos de las depuradoras, usados para abono por los jardineros, y que propician la aparición de una capa de aceite en el césped", agregó.

Sólo en
Madrid se estimaba en que, en 1993 había unos 23.000 establecimientos hosteleros, y  "cada quinientos de estos lugares generan en total unas 70 toneladas de aceite por mes".

Según la Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, este tipo de residuos se encuadra entre los residuos urbanos o municipales, según establece en su artículo 3.b..

Asimismo, el artículo 4.3. de la citada Ley establece que "Las Entidades Locales serán competentes para la gestión de los residuos urbanos, en los términos establecidos en esta Ley y en las que, en su caso, dicten las Comunidades Autónomas. Corresponde a los municipios como servicio obligatorio, la recogida, el transporte y, al menos, la eliminación de los residuos urbanos, en la forma en que establezcan las respectivas Ordenanzas".


Lectura recomendada:
La recuperación de aceites usados en España.
Autor:
J.L. Martín Pantoja / Alción Ingeniería Química, D.L. 1969

 

Estás en www.infocologia.com, Periodismo ambiental on line