RESIDUOS HOSPITALARIOS
  ¿Qué hacer con las más de 200.000 toneladas de residuos hospitalarios que se generan cada año?


Los centros sanitarios españoles generan anualmente cerca de 200.000 toneladas de residuos de los que casi 80.000 toneladas son de tipo infeccioso.

Los residuos hospitalarios se clasifican en cinco categorías: infecciosos; agujas y otros elementos  punzantes o cortantes, cultivos y reservas de agentes infecciosos; residuos animales infecciosos; líquidos biológicos y sangre, y anatómicos.
En ellos se incluyen desde los generados en laboratorios, salas de curas o quirófanos; los relacionados con actividades de limpieza, como ácidos, desinfectantes y disolventes y productos para mantenimiento de maquinaria (aceites minerales).

Se calcula que por cada cama hospitalaria se producen entre dos y cuatro kilos diarios de desechos sanitarios asimilables a los residuos sólidos urbanos (RSU) y de 0,5 a 1,5 kilogramos de desechos de tipo infeccioso o peligroso, según se puso de manifiesto en el Congreso Nacional de Medio Ambiente de 1994.

Este Congreso Nacional concluyó entonces  que, aunque la gestión de los residuos hospitalarios radiactivos y restos humanos se está realizando de forma correcta en los últimos años, "otros igualmente peligrosos se eliminan de forma inadecuada".

RESIDUOS FARMACÉUTICOS
Las boticas de la Comunidad de Madrid se harán cargo de los envases farmacéuticos y de los medicamentos no utilizados


Madrid a 11 de junio de 2002.-  El director general de Calidad y Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid Ignacio López-Galiacho, presentó los resultados de la implantación del Sistema Integrado de Gestión y Recogida de Envases del sector farmacéutico (SIGRE) en la Comunidad de Madrid, cuya experiencia piloto se inició el pasado mes de febrero en el municipio de Alcorcón, donde se recogieron alrededor de 41.000 envases.

Acompañado del director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, del presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, José Enrique Hours, y del director general de SIGRE, Juan Carlos Mampaso, López-Galiacho celebró la adopción por parte del mundo empresarial de iniciativas como ésta, "ya que va a permitir la correcta gestión de buena parte de los envases farmacéuticos y medicamentos no utilizados que se generan en la Comunidad de Madrid".

El SIGRE se encuentra implantado en la práctica totalidad de las farmacias de la Comunidad (sólo 17 de las 2.678 ubicadas en la región no se han sumado), lo que permitirá recoger una media de seis toneladas al mes de envases y medicamentos no usados.

 Correcta gestión del residuo 

En España se encuentran en circulación alrededor de 1.000 millones de envases farmacéuticos, es decir, unas 38.000 toneladas, y sólo en la región el número de envases vendidos durante el año 2001 superó los 100 millones, con un peso aproximado de 3.045 toneladas.

Para gestionar adecuadamente este tipo de residuos, la industria farmacéutica promovió la creación de SIGRE, entidad sin ánimo de lucro autorizada por la Comunidad de Madrid para implantar el sistema de recogida, gestionar el reciclado de los envases y eliminar adecuadamente los restos de medicamentos.

Para cumplir estos fines, SIGRE atribuye un papel a cada agente del sector: el ciudadano entrega en su oficina de farmacia los medicamentos no utilizados y los envases farmacéuticos que guarda en su domicilio; las boticas actúan de punto de recogida selectiva e información al consumidor, facilitando un folleto informativo; las empresas distribuidoras aportan la logística; y la industria mantiene el sistema a través de una cuota que paga por cada envase puesto en circulación.

Las farmacias adheridas al sistema cuentan con un logotipo visible desde el exterior que las identifica como "farmacia colaboradora en la recogida selectiva de medicamentos". Allí, el ciudadano puede depositar en un contenedor los envases vacíos o los envases con medicamentos no utilizables o caducados. No ocurre lo mismo con otro tipo de residuos, como termómetros, prótesis, radiografías, gafas, agujas o material de curas, objetos que no son objeto de la campaña del SIGRE

Fuente: Comunidad de Madrid