RECICLAJE TECNOLÓGICO. Viejos neumáticos reciclados servirán para asfaltar carreteras

Madrid.- El problema medioambiental de los neumáticos usados, de los que se calcula que puede haber almacenados o en vertederos alrededor de 200 millones de unidades, puede resolverse con la utilización de su caucho en la capa asfáltica de las carreteras.

 El grupo tecnológico Elsamex presentó hoy un proyecto de investigación en el que utiliza el caucho de los neumáticos para hacer las mezclas de asfalto en carreteras, que está ya casi concluido y que se ensayará en varios tramos de carreteras de la Comunidad de Madrid, situados entre Alcalá de Henares y Arganda.

Un pavimento de asfalto de un kilómetro de longitud y cinco centímetros de espesor puede absorber más de doce toneladas de polvo de neumático, lo que equivale a 2.000 ruedas gastadas.

El proyecto de investigación comenzó hace dos años y medio con una inversión de 160 millones de pesetas, y en su financiación participaron el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial del Ministerio de Industria (CDTI) y de la Universidad Politécnica de Madrid.

El director del centro de Investigación ESM, Ramón Tomás, donde se gestó el proyecto, declaró  que las dificultades técnicas están superadas, pero que es necesaria una normativa del Ministerio de Fomento que prime la utilización de la mezcla de caucho en la capa de asfalto de las carreteras.

También es necesaria una legislación que facilite la recogida de neumáticos, de los que se abandonan en España diariamente 50.000, lo que suponen al año 170.000 toneladas.
Ramón Tomas explicó que con esta forma de construir carreteras se soluciona un importante problema ecológico, ya que se eliminan los residuos de los neumáticos sin producir toxinas que dañen el medio ambiente.

La incorporación del polvo triturado del neumático al firme de la carretera se puede incluir en el betún o en los áridos, componentes que forman las capas de asfalto de las carreteras.

El proyecto, agregó Tomás, ha optado por incorporar la masa de caucho a los dos elementos, lo que hace mejorar la calidad del asfalto convencional, que se reblandece a menos temperatura y además aporta mayor resistencia frente al envejecimiento y la fisuración