Incendios forestales
Más de un tercio de la superficie forestal de Gran Canaria devastada por el fuego de los últimos días

Infoecología (agosto 2007).

La Fundación Foresta estima que el fuego, que se ha cebado en zona suroeste y centro de la isla, ha destruido más de 4.000 hectáreas de pinar y ha puesto en riesgo crítico la supervivencia de una treintena de especies endémicas de Canarias

El fuego ha consumido ya una parte importante del triángulo que forman los pinares de Inagua, Pajonales y Ojeda, la superficie de pinar de mayor continuidad de la Isla. El entorno de la Presa de las Niñas y de Chira, el pinar de Pilancones y las proximidades al Barranco de Fataga son otras zonas también afectadas por el incendio. Aún sin datos definitivos, la Fundación Foresta estima que la superficie de bosque quemada supone más de un tercio de la masa forestal en la Isla. Además , la supervivencia de más de treinta especies de fauna y flora endémicas está seriamente amenazada.

La precariedad de fondos en las partidas presupuestarias para limpieza y mantenimiento del bosque canario, una normativa que impide a los propietarios realizar las actividades tradicionales de aprovechamiento forestal y la falta de un objetivo claro para la conservación del medioambiente constituyen los puntos básicos que, según la Fundación Foresta, confluyen en la propagación de los fuegos y el agravamiento de los focos, explican en un comunicado

Desde finales de 2006 la Fundación Foresta ha denunciado la falta de recursos destinados por el Gobierno de Canarias a tareas tan básicas en la prevención de incendios y mantenimiento de los ecosistemas como la limpieza y el aprovechamiento forestal. Este hecho ha multiplicado el impacto del fuego iniciado en Gran Canaria el pasado viernes favoreciendo su expansión y convirtiéndolo en el mayor incendio de la historia del Archipiélago.

La Fundación Foresta se suma a las protestas de propietarios de fincas agrícolas y vecinos de las zonas afectadas ante las prohibiciones impuestas por la Ley de Espacios Naturales Protegidos, en relación a los aprovechamientos forestales que se vienen haciendo de forma tradicional y que desempeñan una función clave en la prevención de incendios y otros desastres naturales. Como parte de la solución la Fundación Foresta demanda al Gobierno de Canarias la aprobación definitiva de las Directrices Generales de Ordenación Forestal, que vendrían a regular de forma global la actividad forestal del Archipiélago y que podrían dinamizar la acción de conservación y  protección de los bosques canarios.

De cara al futuro, varias son las líneas de actuación que a criterio de la Fundación Canaria para la Reforestación resultan vitales para garantizar la recuperación de las zonas afectadas y la conservación del resto del bosque grancanario.

En primer lugar las instituciones gubernamentales deben invertir más y mejor en acciones de estudio, reforestación, mantenimiento y conservación del Patrimonio Natural Canario. En segundo lugar se hace necesario que el medio ambiente se convierta en uno de los objetivos primordiales del ejecutivo canario, a fin de evitar que desastres como el que acontece no se repita. Y finalmente, para la Fundación Foresta, es crucial la dinamización de las políticas forestales poniendo en marcha acciones como el Plan de Desarrollo Rural, pendiente de aprobación, la concesión y tramitación de las subvenciones sectoriales, y la valoración urgente de las pérdidas ocasionadas por los incendios y la puesta en marcha de ayudas específicas y de compensación a los propietarios.

Desde su nacimiento en 1999 la Fundación Foresta ha repoblado un total de 238 hectáreas de monte, incluyendo fincas agrícolas privadas y terrenos municipales extendidos por toda la geografía insular. En estos momentos la Fundación continúa haciendo balance de las pérdidas ocasionadas por el fuego en estos trabajos y en la repercusión del mismo en proyectos a medio plazo.

Estás en www.infoecologia.com