Un petrolero “peligroso” ha entrado en el puerto de A Coruña después del desastre causado por el Prestige

Dos petroleros con banderas de conveniencia entran cada día en los puertos españoles

Madrid, 26 de noviembre de 2002.- El petrolero EXPRESS ha entrado en el puerto de A Coruña para desembarcar 81.000 toneladas de crudo. Este buque, con bandera de conveniencia de Malta, unos 243 metros de eslora, casco simple y más de 20 años de antigüedad está incluido en las listas negras de la MOU*, una de las principales autoridades de inspección del mundo, por sus problemas de seguridad, y es considerado uno de los petroleros más peligrosos que actualmente circula por aguas europeas. En la última inspección al EXPRESS, realizada en agosto de 2002 en Ravena (Italia), se le encontraron deficiencias y se le consideró “buque con riesgo medio”.  

El 80% de los accidentes en buques petroleros durante los últimos años se ha producido en buques viejos. De los 77 petroleros que naufragaron entre 1992 y 1999, 60 tenían más de 20 años.

Cada día, dos petroleros con banderas de conveniencia llegan a puertos españoles llevando en sus bodegas más de 120.000 toneladas de petróleo. Al año, España recibe unos 100 millones de toneladas de petróleo y sus derivados a través de más de una veintena de puertos como Algeciras, Tarragona, Bilbao, Cartagena, Huelva o A Coruña.  

El 90% del crudo que llega a Europa lo hace por mar y, en su mayoría, a bordo de barcos no registrados en la UE. La propia Unión Europea tiene sólo el 6% de sus petroleros bajo bandera de algún país comunitario, mientras el resto utiliza pabellones de países como Malta, Chipre, Liberia, Bahamas o Panamá, las cinco principales banderas de conveniencia. Todos los años, cerca de 2.000 petroleros navegan en aguas de la UE. El 70% del transporte de crudo que llega a puertos comunitarios lo hace a través de la ruta de Atlántico Norte.  

De la flota de petroleros de más de 5.000 toneladas de carga, que cuenta con unos 4.800 buques, sólo el 36% tienen casco doble, y su media de edad es de unos 18 años. Pese a que todos ellos trabajan para satisfacer el mercado de las grandes empresas petroleras, menos de un cuarto pertenecen a estas compañías, mientras que el resto es fletado por multitud de empresas navieras de todo tipo, lo que dificulta la asunción de responsabilidades en caso de accidente.  

Diez días después del accidente del Prestige, la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM), alerta de la situación de peligro constante que se vive en los puertos españoles y en los de todo el mundo. 

La FUHEM, que dedica su actividad a temas educativos, de paz, desarrollo y medio ambiente, publica desde 1991 la edición española de La Situación del Mundo, Informe Anual del Worldwatch Institute (Washington), y realiza otros proyectos dirigidos al proteger el medio ambiente. 

Actualmente, Ricardo Aguilar, antiguo Director de Campañas de Greenpeace, dirige el Centro de Estudios del Medio Ambiente de la Fundación Hogar del Empleado.    

 

* La Paris Memorandum of Understanding (MOU) incluye a 19 administraciones europeas de Inspección y realiza unas 18.000 inspecciones anuales en buques extranjeros en puertos de  Europa y Norteamérica.  La Inspección General de Buques y Construcción Naval de la Dirección General de la Marina Mercante de España pertenece al MOU.

Más información:

 Fundación Hogar del Empleado (FUHEM)

- Ana Belén Martín Vázquez, Responsable de Comunicación
  Correo electrónico: anamartin@fuhem.es

- Ricardo Aguilar Rubio, Director del Centro de Estudios del Medio Ambiente de la FUHEM
  Correo electrónico: raguilar@fuhem.es

 

España: un coladero de barcos peligrosos

Decenas de barcos con material peligroso y banderas de conveniencia se encuentran atracados en puertos españoles

 

Madrid, 27 de noviembre de 2002.- El mismo día en que José María Aznar y Jacques Chirac alcanzaban un acuerdo para aumentar los controles sobre los buques peligrosos que cruzan por las aguas de España y Francia, el petrolero Express de bandera maltesa y 22 años de antigüedad estaba atracado en el puerto de A Coruña, acabando de descargar 81.000 toneladas de fuel, como denunció ayer la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM).
 

Lamentablemente, ésta no es una situación aislada ni afecta sólo a los puertos gallegos. En la actualidad, más de una decena de barcos con cargas peligrosas y con banderas de conveniencia se encuentran atracados en puertos españoles del Cantábrico, Atlántico y Mediterráneo.
 

En la mayoría de los casos, se trata de buques viejos que superan los 15 años y se encuentran registrados en Bahamas, Panamá, Belice, Camboya, Chipre, Liberia y otras banderas de conveniencia. Entre los que se encuentran hoy en los puertos españoles podemos destacar:

 

  •       El IMANT SUDMALIS de Belice y el BULDURI de Chipre, petroleros de carga inferior a las 20.000 toneladas, se encuentran en Santa Cruz de Tenerife y tienen 34 y 19 años respectivamente.

  •           Buques gaseros: el HOEGH GALLEON de Bahamas y el LAIETA de Panamá, atracados en el puerto de Barcelona, superan los 25 años.

  •            En el puerto de Cartagena se encuentra el KAISA, un gasero más moderno que los anteriores y con bandera de Hong Kong, al que se le han detectado hasta 8 deficiencias en la última revisión realizada por la MOU. (La París Memorandum of Understanding –MOU- incluye a 19 administraciones europeas de Inspección y realiza unas 18.000 inspecciones anuales en buques extranjeros en puertos de  Europa y Norteamérica).

  •           Junto a éstos, multitud de barcos que transportan sustancias químicas se encuentran atracados hoy en puertos españoles: 


    •  El ETILICO de Panamá, con ácido sulfúrico, y el CHEM OCEANÍA de Bahamas, con alquitrán, están en el puerto de Avilés.

    • El ALPINE LADY de Bahamas, con sosa cáustica, en Huelva.

    • El MAX PLANCK de Liberia, en Tarragona, cargado de etileno.

    • El AGIOS CONSTADINOS y el TENERIFE, de Camboya y Belice, respectivamente, transportan productos químicos.

Resulta imprescindible alcanzar un acuerdo internacional que haga más estricta la normativa vigente sobre el traslado de mercancías peligrosas y la existencia de banderas de conveniencia. Sólo si se logra el consenso internacional sobre el tráfico de mercancías peligrosas y las condiciones del mismo, se evitará que este tipo de buques poco seguros sean exportados a otros países más pobres y con legislaciones menos estrictas.

 

El caso del Express es un ejemplo de la falta de eficacia de las medidas unilaterales adoptadas por algunos países. De hecho, la empresa estadounidense que fletó este barco, Koch Shipping, y que asegura su fiabilidad, no conseguiría autorización para navegar por aguas de su propio país.

 

La Fundación Hogar del Empleado (FUHEM), que dedica su actividad a temas educativos, de paz, desarrollo y medio ambiente, publica desde 1991 la edición española de La Situación del Mundo, Informe Anual del Worldwatch Institute (Washington), y realiza otros proyectos dirigidos a proteger el medio ambiente.