Día Océanos
 WWF/Adena denuncia que la UE apoya la pesca pirata

Madrid, junio de 2005 (Infoecología)

NoDriftnets21.JPG (1652997 bytes)Ante la posibilidad de que la UE vuelva a legalizar las redes de deriva en el Mediterráneo, prohibidas desde 2002, WWF/Adena realizó una acción frente a la sede de la Comisión Europea en Madrid protagonizada por una tortuga gigante hinchable atrapada en una de estas trampas mortales.
Como acto simbólico, la organización cortó un trozo de una inmensa malla y lo entregó en la Comisión Europea junto a una carta dirigida al Presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell.

WWF/Adena recuerda que sólo en el Mediterráneo estas artes matan cada año miles de cetáceos, tortugas, tiburones y otras especies marinas en peligro.

El Parlamento Europeo y la Comisión Europea tienen la intención de legalizar las redes de deriva en el Mediterráneo, prohibidas desde 2002, con la aprobación del Reglamento de Pesca del Mediterráneo en el Parlamento Europeo el próximo 9 de junio. WWF/Adena muestra su profunda preocupación porque de esta forma la UE dará una salida a las flotas ilegales de redes de deriva de Francia, Italia y España (melveras). Dado que la UE fue incapaz de hacer que se reconvirtieran y cumplieran la legislación, cambiará la ley para que desaparezca el delito, premiando así a los delincuentes en contra de pescadores que utilizan artes legales y menos destructivas.

Según WWF/Adena, con esta decisión de la Unión Europea se torpedearían 15 años de batallas ecologistas y de progresos hacia una pesca sostenible, prohibiendo las destructivas redes de deriva en 2002. WWF/Adena recuerda que, sólo en el Mediterráneo, estas artes matan cada año miles de cetáceos, tortugas, tiburones y otros seres marinos.

 

La flota pesquera italiana, con unos 700 barcos a principios de los años 90, recibió subvenciones de la UE para reestructurar su flota. Sin embargo, no hizo nada útil con esos fondos y todavía hay más de 100 barcos que no se adaptan a la normativa. Francia cuenta con 75 barcos que incumplen la ley y Turquía, con 100; Asimismo, España mantiene una pequeña flota de melveras en el Sur. De materializarse esta decisión irracional de la UE, supondría un obstáculo gravísimo al esfuerzo internacional por reconvertir la peligrosa flota de redes de deriva de Marruecos.

 

WWF/Adena documentó en 2003 el gravísimo impacto ecológico de las redes de deriva utilizadas por Marruecos en el Mar de Alborán; el informe revelaba que con 177 barcos, la flota marroquí de redes de deriva era la más letal para la biodiversidad marina en el Mediterráneo. Los delfines destacaban como las víctimas principales: entre 3.000 y 4.000 delfines listados y comunes –esta última especie incluida en 2003 en la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN- se capturaron cada año solamente en el mar de Alborán. Esto significa más del 10% de la población de delfines de esta área. Según este informe, otros 13.000 delfines y 100.000 tiburones cayeron en el Estrecho de Gibraltar y áreas colindantes anualmente. El informe de WWF/Adena alentó al ICCAT a prohibir este tipo de artes en el Mediterráneo en 2003.

 

Al respecto, José Luis G. Varas, responsable del Programa Marino de WWF/Adena, comentó: “WWF/Adena no comprende que el Gobierno Español permita la gestación de esta maniobra, que supondría un paso atrás sin precedentes para la conservación de la biodiversidad marina en Europa y un perjuicio gravísimo para los pescadores españoles que han hecho un gran esfuerzo por reconvertirse a la legalidad”.

 

WWF/Adena considera que la aprobación del Reglamento del Mediterráneo podría ser un gran avance para la gestión pesquera en estas aguas. Sin embargo, en su actual redacción, el Reglamento supondría una injustificable legalización de un arte prohibida a nivel internacional y por la propia Unión Europea y cuya reconversión en España se hizo hace tiempo casi en su totalidad. Las redes de deriva están prohibidas en el Mediterráneo para la captura de grandes pelágicos (CE Regulación 1239/98, Recomendación ICCAT 03-04 y decisión vinculante de la CGPM de 2005).

 

Para Raúl García, responsable de pesquerías de WWF/Adena “Nos parece inadmisible la actitud de Bruselas; como la UE no ha sido capaz de hacer cumplir la legislación vigente, opta –sencillamente – por hacer buena la pesca pirata, legalizando una de las artes más dañinas para nuestros océanos. Es un paso atrás sin precedentes para la conservación marina 

 

WWF/Adena se ha dirigido a los eurodiputados alertándoles de esta situación e insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a que abandonen la pretensión de relegalizar las redes de deriva y a que no permitan que el tan esperado Reglamento de Pesca del Mediterráneo abra de nuevo las puertas a las redes de deriva en el Mediterráneo. .

Estás en www.infoecologia.com