WWF/Ozono
El Protocolo de Montreal cumple 18 años

Madrid, septiembre de 2005 www.infoecologia.com

Tras 18 años de la adopción del tratado medioambiental internacional destinado a la protección de la capa de ozono, es necesario hacer hincapié en la importancia de la atmósfera para nuestra supervivencia, su carácter unitario y reflexionar sobre las medidas necesarias para preservarla de cambios que puedan afectar a la vida sobre la tierra.

 

Cuando ya han pasado 18 años desde la adopción del Protocolo de Montreal, los resultados del trabajo conjunto de 189 países que lo han ratificado están empezando a notarse: la producción mundial de compuestos de cloro que agotan la capa de ozono[1]  ha disminuido en un 90%, al tiempo que el nivel de estos compuestos químicos está empezando a decrecer en la parte baja de la atmósfera (troposfera). Según los científicos, esto significaría que dentro de unos años la capa de ozono podría empezar a regenerarse en vez de seguir con la tendencia hacia su destrucción de los últimos 20 años.

 

Esto ha sido posible gracias al trabajo conjunto de todos los países que lo han ratificado, las instituciones científicas y ambientales que se han involucrado en el problema y la búsqueda de soluciones, la industria química, que finalmente ha sido la que ha aportado las soluciones a escala global, y las personas que en los cuatro continentes han aportado su parte al apostar por productos que no ponen en peligro la capa de ozono.

 

Pero como nos ha recordado el agujero de la capa de ozono sobre la Antartida, que este año ha vuelto a extenderse sobre casi todo ese continente, aún queda mucho por hacer. Aún quedan retos por superar para conseguir la eliminación de los consumos de los productos químicos que destruyen la capa de ozono. Principalmente:

 

q     Conseguir que los países en vías de desarrollo reduzcan un 100% el consumo de CFCs (clorofluorocarbonos) para el 1 de enero de 2010. Muchos de ellos no van a cumplir con este objetivo y es necesario proporcionarles ayudas adicionales financieras y técnicas.

q     Eliminar (excepto para usos críticos ) la producción y el consumo de bromuro de metilo, que a partir del año que viene va a estar prohibido en los países desarrollados, especialmente en el campo de la agricultura. España, en el caso de la agricultura, aún tiene mucho trabajo que hacer puesto que se siguen utilizando miles de toneladas de esta sustancia química.

q     Luchar contra el contrabando de las sustancias que destruyen la capa de ozono y contra la producción y consumo no autorizado de estas sustancias.

 

 

También hay que tener en cuenta que la atmósfera no es un sistema en el que cada proceso esté aislado. Por ello, es necesario preservar su estabilidad para no vernos afectados todos por las consecuencias de los cambios que introducimos en ella.  El éxito del Protocolo de Montreal puede verse puesto en peligro debido a otro fenómeno de origen humano: el calentamiento de la atmósfera causado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Estudios recientes indican que el problema del calentamiento de la atmósfera (o cambio climático), problema que se intenta solucionar con el Protocolo de Kioto, podría afectar a la capacidad de recuperación de la capa de ozono.

 

Así, dado que la atmósfera que nos rodea es única y la que permite la vida sobre la Tierra, WWF/Adena insta a todos los países a tomar medidas para eliminar totalmente el consumo de productos que destruyen la capa de ozono y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para así preservar nuestra atmósfera en un estado que permita la supervivencia de la humanidad y la de todos los seres vivos. Este llamamiento va dirigido especialmente a las naciones más reticentes, como EE.UU., cuyo gobierno no quiere ratificar el Protocolo de Kioto, pero también a instituciones, industrias y a cada ciudadano.

 

Según Heikki Willstedt de WWF/Adena: “El trabajo hecho por todos en el marco del Protocolo de Montreal tiene que seguir durante muchos años para asegurar que podemos recuperar la capa de ozono y servir como modelo para actuaciones cada vez más valientes para la contención de las emisiones de gases de efecto invernadero y su gradual reducción bajo el Protocolo de Kioto”

 

Como afirmó Mario Molina, uno de los científicos que descubrió los procesos de destrucción de la capa de ozono y premio Nobel de química: “El Protocolo de Montreal demuestra que es posible que la humanidad resuelva los problemas que ella misma genera”. 



[1] La capa de ozono se encuentra en la estratosfera entre 8 y 50 km sobre la superficie terrestre. No debe ser confundido con el ozono troposférico que se genera en las ciudades debido a las emisiones del tráfico y la industria,  y que es altamente dañino para la salud, en especial para grupos de riesgo, como asmáticos, alérgicos, niños y ancianos.

   

¿Quieres conocer lo último en noticias e información ambiental?. Sigue EFEverde. El periodismo del medio ambiente www.efeverde.com. EFEverde, la nueva plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE

Efeverde en Facebook

EFEverde en twitter

Efeverde en YouTube


Estás en www.infoecologia.com

Web recomendada

Servicios editoriales