Avifauna

Más de 300 rapaces se recuperan en el único "hospital" de aves nocturnas de España

 

Por Caty Arevalos (Fotos:Brinzal)

Diciembre 2003.- La Comunidad de Madrid cuenta desde hace 16 años con Brinzal, el único `hospital` de aves rapaces nocturnas que existe en España en el que más de 300 de estos ejemplares se recuperan cada año de las heridas causadas por atropellos, disparos y tendidos eléctricos para seguir volando en libertad.

Conchita`, un búho real de siete años, no corrió la misma suerte pero desempeña una importante labor en el centro. Hace tres años alguien la encontró con un ala electrocutada por uno de los muchos tendidos que aún existen sin aislar en la región madrileña.

Los biólogos de Brinzal no pudieron devolverle el vuelo, pero le "dieron un trabajo como madre adoptiva de las crías y jóvenes que llegan al centro", cuenta Patricia, una de las expertas que trabajan allí.

"Cada día muchas rapaces nocturnas como `Conchita` resultan heridas o huérfanas, en el 95 por ciento de los casos por culpa del hombre a causa de disparos, atropellos, venenos, tendidos eléctricos o la desaparición de sus nidos", explica.

Buhos y lechuzas, los más habituales
Sus pacientes más habituales son búhos y lechuzas, pero el centro está preparado para atender a los siete tipos de rapaces nocturnas que habitan en la Comunidad de Madrid: búho real, lechuza común, cárabo, búho chico, lechuza campestre, mochuelo y autillo.

Raúl, otro de los biólogos, señala que "normalmente son las personas que se las encuentran las que las traen, o en su lugar las llevan a la policía, que hace de intermediario, pero vemos que la concienciación es cada vez mayor, tanto a la hora de traerlas y no dejarlas en casa como a la de apadrinarlas".

En el periodo de tiempo que va desde que la rapaz ingresa en Brinzal hasta que echa a volar de nuevo, los tres biólogos profesionales y los 40 voluntarios de esta ONG derrochan esfuerzos, dedicación y "mucho cariño", afirma Patricia. Y añade: "El primer paso cuando llegan consiste en hacerles un chequeo y establecer un tratamiento, si es necesario operar las llevamos a la Facultad de Veterinaria de la Complutense y después seguimos el tratamiento aquí".

Las rapaces suelen pasar en el centro unos tres meses: el primer mes hospitalizadas, el segundo en rehabilitación y el tercero para recuperar el vuelo y prepararse para adaptarse a la naturaleza.

"Una vez han pasado por las naves de vuelo en las que les ponemos ratones vivos para que los cacen y vemos que tienen ya capacidad para defenderse en la naturaleza, que tienen instinto de caza y que lo desarrollan, las soltamos", dice Patricia.
Brinzal nació en 1987 a iniciativa de un grupo de amigos de un instituto de Aluche. Dieciséis años más tarde, la mayoría de ellos sigue al frente de la asociación promoviendo actividades para complementar las subvenciones que reciben de la Consejería de Medio Ambiente y seguir así adelante con su proyecto.

Hasta 150 "pacientes" en verano
En la actualidad, más de 70 rapaces nocturnas (el número se eleva hasta 150 en verano) se recuperan en su hospital, situado en unos terrenos cedidos por la Dirección General de la Juventud junto al albergue de la Casa de Campo, donde acogen además una "pareja de irrecuperables" de cada especie, como `Conchita`, que ayudan a salvar a los más pequeños.
Brinzal tiene puesto en marcha un programa de apadrinamiento, mediante el cual los interesados pueden subvencionar con 60 euros la recuperación de un ejemplar y ser testigos directos del feliz momento en el que una de estas aves recupera la añorada libertad en la naturaleza.

Estas en www.infoecologia.com

Web recomendada: www.arteletra.es