FALLADOS LOS PREMIOS CSIC DE PERIODISMO CIENTÍFICO

Madrid, 11 de diciembre de 1992.- El director de la Casa de las Ciencias de La Coruña, Ramón Núñez Centella, obtuvo el Premio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Periodismo Científico 1992, dotado con un millón de pesetas, en la modalidad de profesionales.

El jurado acordó por unanimidad conceder también dos accésit, de 250.000 pesetas cada uno, a los redactores del área de Cultura y Ciencia de la Agencia EFE  Arturo Larena y Amanda García "por su esforzada y ardua labor en pro de la difusión de noticias científicas".

El galardón a Núñez Centella le reconoce "la brillante labor realizada durante 1991 en los medios escritos y audiovisuales y su dedicación a divulgar la ciencia", y a los redactores de EFE "su tarea imprescindible para posibilitar la proyección de la ciencia en los diferentes medios, sobre todo en los diarios de provincias".

Al Premio CSIC de Periodismo Científico, considerado el más importante de los reconocimientos que se conceden en España a la divulgación de la ciencia, optaban este año en total 17 candidaturas.

En la modalidad de empresas, el Premio, dotado con una escultura de Jesús Varela y un diploma, ha sido otorgado al Museo de la Ciencia de Barcelona, "por el conjunto de actividades desarrolladas en 1991 y, en general, por su labor pionera dentro de la museística científico-técnica".

JURADO

El presidente del CSIC, José María Mato, presidió el jurado, que tuvo como vocales a Pilar Tigeras, de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación; Ana Aranda, directora del Instituto de Investigaciones Biomédicas; Javier López Facal, secretario general del Instituto Cervantes; Jaume Josa, de la Institución Milá y Fontanals y a Ignacio Fernández Bayo, periodista científico, y contó con Alberto Sánchez Álvarez-Insúa, director de Publicaciones del CSIC, como secretario.

El jurado decidió someter a la consideración del Consejo la conveniencia de internacionalizar este Premio en próximas ediciones, para dar también opción a los profesionales y empresas de cualquier nacionalidad que contribuyan a la divulgación científica en lengua española.

 

El premio Príncipe de Asturias Federico García Moliner presidió la entrega de los galardones

Madrid, 15 de diciembre de 1992.- El premio Príncipe de Asturias de Investigación 1992, Federico García Moliner, aseguró en la entrega de los Premios CSIC de Periodismo Científico que "en España es una necesidad urgente remediar la marginalidad de los científicos dentro de la sociedad", iniciativa que tenemos que tomar nosotros.

El presidente del CSIC, José María Matos, quien hizo entrega de los premios, anunció que la convocatoria "se hará mas internacional en las dos próximas ediciones", se articulará la participación de los países comunitarios en 1993 y que en 1994 podrán optar también al premio los países de la comunidad hispana.

El ganador del premio en la edición 1992 ha sido, en la modalidad A, profesionales de la información, Ramón Núñez Centella, director de la Casa de las Ciencias de La Coruña, quien recibió un diploma y un millón de pesetas.

El Accésit, en esta modalidad A, ha correspondido a los periodistas del Área de Cultura y Ciencia de la Agencia EFE,  Arturo Larena y Armanda García por su "ardua labor en la difusión de noticias científicas y proyección de la ciencia a los distintos medios desde la Agencia EFE".

La modalidad B, empresas, del premio de periodismo científico del CSIC ha recaído en el Museo de la Ciencia de Barcelona, cuyo director, Jorge Warensberg, recibió un diploma y una escultura original de Jesús Varela.

García Moliner, en su intervención sobre "La divulgación de la ciencia, una sociedad social", señaló que tanto los científicos como los periodistas científicos tienen problemas en común entre ellos "que somos demasiado pocos" y respondemos a "una cultura básicamente acientífica".

Destacó también que "es urgente que, en España, la comunidad científica comunique mucho más con la sociedad" y que esta es la función que puede cumplir el periodismo científico.

En su opinión, los científicos en general "somos apáticos en cuanto al tema de la divulgación" y para García Moliner esto se debe más bien a "una patología y, en buena medida, a un síntoma de nuestra inmadurez como comunidad científica".


Estás en www.infoecologia.com el periodismo del medio ambiente