MIGUEL DEL PINO
Director y presentador del Programa Futuro Verde de Onda Madrid
"La gente asocia a los periodistas de medio ambiente como los cenizos que nos cuentan cosas desagradables"

Madrid,  enero de 2005 (Por Caty Arévalo para Infoecología)

El programa Futuro Verde de Onda Madrid ha cumplido cinco años hablando de medio ambiente con los madrileños. Su director, Miguel del Pino, un catedrático de Biología de Instituto, discípulo de Felix Rodríguez de la Fuente y de Francisco Bernis y experto comunicador, habla de este formato, decano de la radio en la Comunidad y galardonado con el Premio Panda de Comunicación de WWF/Adena.

Pregunta.-Futuro Verde cumple cinco años en Onda Madrid, ¿Cuál es la clave para sobrevivir con éxito a las turbulencias?

Respuesta.-Hacer un programa ameno, divertido y alegre. Muchas veces la gente asocia a los periodistas de medio ambiente como los cenizos que nos cuentan cosas desagradables y eso hace que los programadores no estén dispuestos a darles más espacio. Nosotros hemos intentado apartarnos del catastrofismo y llegar a un equilibrio en el que demos la realidad científica, pero divirtiendo. Al margen de esto, reconozco que en Onda Madrid he encontrado con mucha confianza.

P.-Mantener en antena un programa sobre medio ambiente se ha convertido en casi un reto, ¿Qué le pasa a estos contenidos?

R.-Pues que falta ilusión y financiación. Tenemos que hacer la naturaleza más animada para llegar mejor a la gente, porque las imágenes más bonitas del mundo con una voz aburrida o cansada no van a ningún sitio. Aunque también falta implicación de las cadenas y el caso de Onda Madrid, en ese sentido, es ejemplar. Hay una tendencia general hacia los programas intrascendentes, y ya no sabemos si son los índices de audiencia los que no apoyan estos contenidos o si es que no los ponemos lo suficiente para que la gente se habitúe. Yo creo que si le dedicamos tiempo, poco a poco la audiencia subiría.

P.-¿En qué ha cambiado Futuro Verde a lo largo de estos cinco años?

R.-Hemos cambiado muy poco, casi nada. Sólo han variado las personas que han pasado por él, que siempre han sido periodistas muy jóvenes interesados por el medio ambiente. Pero la fórmula sigue siendo la misma, optimismo y futuro, como nuestro propio nombre indica. Yo soy profesor y tengo la obsesión de no aburrir y de no hacer las cosas tristes. Hablar de ecología y de animales tiene que sonar alegre, como antes.

P.-¿Y sus oyentes? ¿Se han ido sensibilizando más hacia el medio ambiente?

R.-Yo creo que la evolución importante, en lo que se refiere a sensibilización, se había dado antes. Pienso que los madrileños si que están muy concienciados de los problemas ambientales. En el programa ha habido muchísima participación desde el primer día y eso nos ha ayudado de cara a los directivos.

P.-¿Qué es lo más raro que le han contado los madrileños sobre sus plantas o mascotas?

R.-Fue muy curiosa la historia de un señor que aseguraba que su conejo bailaba flamenco. Un día lo llevó al programa y el conejo se puso a zapatear sobre la mesa del estudio.

P.-¿Y lo que más les preocupa?

R.-Cuando talan árboles en sus barrios o creen que alguna zona verde cercana corre algún peligro. Preguntan mucho también sobre el comportamiento de sus mascotas.

P.-Además de preocuparnos, ¿Pasamos a la práctica o somos ecologistas de boquilla?

R.-No somos malos del todo. Pero tenemos que involucrarnos más a la hora de pedir a las autoridades cosas como la declaración de la sierra de Guadarrama como Parque Nacional

P.-Como profesor acostumbrado a puntuar, ¿Qué nota ambiental le pondría a los políticos madrileños?

R.-Mi nota es buena, voy a levantar un poco la mano y tanto a la presidenta Esperanza Aguirre, como al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, les doy un siete, aún a riesgo de pecar de blando.

P.-Usted ha sido discípulo del ornitólogo Francisco Bernis o de Félix Rodríguez de la Fuente, ¿Qué ha aprendido de ellos?

R.- A Bernis lo recuerdo como un profesor capaz de pedir disculpas cuando se enfadaba, y eso es algo muy positivo que yo he adoptado. Recuerdo mucho las excursiones con él para anidar aves. Y de Félix guardo sus ánimos para seguir difundiendo los temas ambientales.

P.-Y ahora, como profesor, ¿Qué intenta transmitir a sus alumnos?

R.-Digamos que trato de mentalizarles en la educación ambiental, de acercarles los mayores conocimientos posibles. La única solución a los problemas de la naturaleza es crear una generación comprometida y se está consiguiendo.

P.-El futuro, ¿es un futuro verde?

R.-Sí, soy optimista, porque no hay camino de vuelta. De lo contrario, sería un futuro negro de petróleo. Y ya tenemos avisos muy serios para actuar por un futuro verde, porque no puede ser de otro modo, no hay un futuro intermedio.

Estás en www.infoecologia.com