Biodiversidad
La UICN revela el "Top 50" de las plantas amenazadas en las Islas del Mediterráneo"

Madrid/Glad (Suiza), UICN_Mediterráneo, noviembre de 2005 www.infoecologia.com

Infoecologia/UICN.- Especies vegetales tan populares como el jacinto, la rosa o la violeta, junto con otras menos conocidas, como la alfalfa arbórea, la Arabis kennedyae y la Delphinium caseyi figuran entre las más amenzadas según acaba de revelar la Unión Internacional para la conservación de la naturaleza en su informe: Top 50’ plantas amenazadas de las islas mediterráneas

Mallorca, Ibiza, Sicilia, Creta, Malta, son islas que evocan imágenes de ensueño de destinos vacacionales para muchos. Sin embargo, la belleza natural que atrae a miles de visitantes a estas islas cada año se está rápidamente deteriorando. Muchas de las casi 25.000 especies de plantas nativas del Mediterráneo que hacen de esta zona una de las 34 regiones más diversas del planeta están desapareciendo.

Un nuevo manual de conservación, Las ‘top 50’ plantas amenazadas de las islas mediterráneas producido por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), fue presentado ayer durante la 14 Conferencia de las Partes del Convenio de Barcelona para la Protección del Mar Mediterráneo. La publicación refleja la grave situación de especies tan populares como el jacinto, la rosa o la violeta, junto con otras menos conocidas, como la alfalfa arbórea, la Arabis kennedyae y la Delphinium caseyi.

 

Tesoros naturales en declive
El libro persigue contrarrestar el declive de estos tesoros naturales nativos mediante el apoyo a los representantes políticos de los respectivos países para que tomen las decisiones apropiadas y  protejan su patrimonio natural. Está disponible en inglés y francés, y aquellas fichas referentes a islas de habla española, italiana y griega también se han traducido a estos tres idiomas.

 

La cuenca mediterránea cuenta con cerca de 5.000 islas que varían enormemente de tamaño. Muchas de ellas son refugio de una flora excepcionalmente diversa. Aproximadamente 25.000 especies de plantas y helechos son nativos de los países de la cuenca y el 60% de éstos son endémicos (no encontrados en ninguna otra parte de mundo).

 

En las pasadas décadas, la agricultura intensiva, el desarrollo de infraestructuras, la urbanización y el turismo de masas han provocado estragos en los hábitats naturales. El rápido crecimiento de la población, el cambio climático y la expansión de plantas invasoras alienígenas han eliminado muchas especies nativas y muchas más están al borde de la extinción.


Susceptibles a la extinción 

Las especies endémicas se encuentran con frecuencia muy localizadas con reducidos números de individuos, haciéndolas particularmente susceptibles a la extinción. Cualquier alteración como un incendio o una construcción puede borrarlas del mapa. Las ‘Top 50’ plantas presentadas en el libro han sido seleccionadas por su rareza y amenaza. Se destaca el porqué están amenazadas, qué se está haciendo para protegerlas y qué sería necesario para evitar que se pierdan para siempre.

 

El libro hace hincapié en la necesidad de la conservación in-situ en lugar de los bancos de semillas y de la reintroducción, ya que resultan más complicados y costosos. Es más eficiente proteger las plantas allí donde se dan naturalmente y mantener poblaciones ‘en prevención’ para las peores situaciones. Sólo un 50% de las ‘Top 50’ se encuentran en áreas protegidas y muchas de éstas no se gestionan adecuadamente.

 

Las áreas protegidas son una herramienta importante para conservar comunidades ecológicas enteras, no solamente las ‘Top 50’ especies”, comenta Bertrand de Montmollin, Presidente del Grupo de Especialistas de Plantas de Islas Mediterráneas de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN. “Sin embargo, evaluar el estado de la conservación de especies concretas puede servir como un indicador para saber cómo se están gestionando estas áreas”.

 

Muchas más especies que aquellas recogidas en este libro necesitan de acciones urgentes para su conservación. El Grupo de Especialistas de Plantas de Islas Mediterráneas, junto con otras instituciones y el Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN, continúa identificando especies amenazadas en la región y proponiendo más acciones para su conservación.

 

La UICN tiene alrededor de 174 miembros  en la región mediterránea, incluyendo 15 gobiernos. La UICN está reconocida como Observador Oficial por Naciones Unidas. La misión del Centro de Cooperación de Mediterráneo es influir, alentar y asistir a las sociedades del Mediterráneo  en la labor de conservación y uso sostenible de los recursos naturales de la región;  y trabajar con los miembros de la UICN y cooperar con aquellas otras organizaciones que comparten los objetivos de la Unión dentro de la región del Mediterráneo.

Estás en www.infoecologia.com, el periodismo del desarrollo sostenible

Web recomendada:

www.arteletra.es