Tóxicos
España podría ahorrar más de 160 millones de euros anuales si aplicara la normativa REACH sobre sustancias tóxicas

Madrid, diciembre de 2005 www.infoecologia.com

Infoecologia/CC.OO.- España podría ahorrar más de 160 millones de euros en diez años gracias a la normativa REACH (Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas, en sus siglas en inglés), según un estudio (que se adjunta) realizado por la Universidad de Sheffield a instancias del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), fundación de CCOO. Después de la primera década de aplicación, los beneficios de REACH serán más evidentes y el ahorro podría rondar los 5.000 millones de euros en treinta años.

Este ahorro sólo tiene en cuenta los efectos beneficiosos de REACH sobre afecciones laborales no malignas de la piel y respiratorias (asma, fundamentalmente). Gracias a REACH podrían evitarse 7.000 casos de dermatitis y enfermedades respiratorias. Los costes asociados a las enfermedades profesionales respiratorias y de la piel, contemplados en el estudio, abarcan los costes de los servicios sanitarios, de la pérdida de productividad y de la pérdida de calidad de vida de los trabajadores.

De cara al próximo Consejo de Competitividad, en el que los ministros de Industria de la UE decidirán el nivel de exigencia de REACH, CCOO exige al Gobierno que defienda un sistema de autorización ambicioso que garantice la sustitución paulatina de las sustancias químicas más peligrosas cuando existe una alternativa más segura y, en caso de que ésta no exista, que la autorización se conceda por un tiempo limitado para estimular la innovación de sustancias y procesos más sostenibles.


“El Gobierno debe ser consecuente con sus propias decisiones y defender en Bruselas la posición que el propio Gobierno aprobó recientemente, en la que se apostaba por un sistema exigente de autorización de sustancias químicas peligrosas”, asegura Joaquín Nieto, secretario confederal de Medio Ambiente de CCOO.     


Un ejemplo de sustancia peligrosa afectada por REACH y para la que existen  alternativas en el mercado a sus principales usos es el formaldehído, un cancerígeno que además ocasiona dermatitis alérgica de contacto y asma irritativo y que se emplea, entre otros usos, como desinfectante en la fabricación de resinas de madera y en el acabado de textiles. 

 

Para CCOO es imprescindible, además, que la futura norma REACH contemple unos requisitos exigentes de información para las sustancias químicas que se producen entre una y diez toneladas al año y que para estas mismas sustancias se incluya una evaluación de la exposición.

 

El reglamento REACH  nace del consenso generalizado sobre el fracaso del sistema existente para garantizar una información básica de las sustancias químicas que se producen y la prevención del riesgo que entrañan para la salud humana y el medio ambiente.  Los pilares básicos de la propuesta deben ser el principio de precaución, el principio de sustitución, la transferencia de la carga de la prueba a la industria y el acceso a toda la información relevante para la salud y el medio ambiente. Los principales elementos del sistema REACH son: un sistema de registro, en el que todo fabricante e importador de sustancias en cantidades superiores a una tonelada al año debe proporcionar una información básica. Un sistema de evaluación para gestionar y tomar decisiones a partir de los expedientes presentados y un sistema de autorización que limita la fabricación o importación de las sustancias más peligrosas.

 

Para más información:
Comunicación Departamento de Medio Ambiente de CCOO
Javier Morales

Estás en www.infoecologia.com, el periodismo del desarrollo sostenible

Web recomendada:

www.arteletra.es