Pesca
Ricardo Aguilar: Los dirigentes políticos deben dejar de jugar a la ruleta rusa con el futuro de nuestros recursos pesqueros y ecosistemas marinos

Madrid, diciembre de 2005 www.infoecologia.com

Infoecologia.- La organización internacional para la defensa de los mares, Oceana, ha realizado un estudio sobre el estado de los principales stocks pesqueros de las aguas del Atlántico Norte para evaluar su situación. Basándose en las últimas evaluaciones científicas, ha revisado un centenar de pesquerías diferentes entre el Ártico y el Golfo de Cádiz. Más del 50% de las pesquerías analizadas deberían ser inmediatamente cerradas, otro 30% está en peligro y sus capturas deberían reducirse, y poco más del 10% tienen suficientes efectivos para permitir la continuación de la pesca o, incluso, incrementar ligeramente las capturas.

 

Los dirigentes políticos deben dejar de jugar a la ruleta rusa con el futuro de nuestros recursos pesqueros y ecosistemas marinos”, afirma Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa.

Se consideran agotadas especies como los tiburones, tanto de profundidad como algunos pelágicos, gran número de rayas, las anguilas, el bacalao en casi toda Europa (salvo en Noruega), la merluza y la anchoa del Cantábrico, la faneca del Mar del Norte, la cigala y el rape de Galicia y Portugal, entre otras. Las que podrían “seguir su camino” hacia el colapso son la caballa, el pejerrey, la platija y el lenguado del Canal de La Mancha y el Sudeste de Irlanda, las gallinetas de Noruega, Islandia y Faroes.

 

Con optimismo, se podría hablar de especies en mejores condiciones, encabezadas por la bacaladilla, el arenque en gran parte de Europa (salvo en el Canal de La Mancha y sur de Irlanda), el carbonero del Mar del Norte, Escocia y el Báltico, el lanzón del Báltico y Norte de Escocia o el eglefino de Islandia y Noruega.

 

Durante más de 15 años los políticos de la Unión Europea han ignorado la mayoría de los consejos científicos sobre la gestión de las pesquerías. Ahora nos toca lamentarnos de aquel inmenso error”, según Oceana Europa.

 
El año pasado, Oceana alertó de la mala situación de la anchoa del Cantábrico y pedía
fuertes reducciones en sus capturas, pero tanto la Ministra española de Agricultura, Pesca
y Alimentación, Elena Espinosa, como su homólogo francés dijeron que estas previsiones
eran falsas y permitieron una cuota 6 veces superior a la aconsejada por los científicos.


A los pocos días de iniciada la costera de la anchoa se comprobó el grave error y la pesquería tuvo que ser cerrada. Los científicos han solicitado que se mantenga el cierre, hasta al menos el año 2006, para permitir la recuperación del stock.

 

La semana que viene, la Comisión Europea hará públicas sus propuestas sobre las cuotas de pesca para 2006. Estas iniciativas preliminares suelen ser modificadas por los Ministros de Pesca quienes, tradicionalmente, se han vanagloriado de “autootorgarse” cuotas muy superiores a las aconsejadas por los organismos científicos, como el ICES (Internacional Council for the Exploration of the Sea), que realizan las estimaciones anuales sobre el estado de los stocks en el Atlántico Nordeste.

 

Oceana anuncia que realizará un análisis de las propuestas de la Comisión y de las
cuotas aprobadas por el Consejo de Ministros de Pesca de la UE, y hará público si
esta vez se han respetado o ignorado los consejos científicos para que los
ciudadanos puedan saber cómo se gestionan sus mares.

Estás en www.infoecologia.com, el periodismo del desarrollo sostenible

Web recomendada:

www.arteletra.es