Opinión
La Sierra Norte, un lugar para perderse

Por Francisco Granados Lerena para www.infoecologia.com
Madrid, febrero de 2006 

Consejero de Presidencia de la Comunidad de MadridInfoecología.-  En muchas ocasiones, se nos plantea la necesidad imperiosa de tener momentos para reflexionar, tiempo para nosotros mismos, un cierto descanso mental y físico que nos lleva a buscar un lugar, planificar un espacio donde encontrar algo de tranquilidad y que, habitualmente, está relacionado con parajes algo lejanos.

 

También, en ciertos momentos, acabamos imaginando entornos naturales y a nuestra mente acuden imágenes, con frecuencia, asociadas a paisajes no muy próximos, más bien remotos.

 

Y mientras, todos seguimos pensando cómo planificar nuestro descanso en entornos idílicos, olvidamos, la mayor parte de las veces por desconocimiento, el privilegio del que gozamos los madrileños, vecinos cercanos de las oportunidades y paisajes impresionantes que nos ofrece la sierra norte.

 

Esta espectacular zona, dibujada por cuarenta y dos municipios ubicados en el triángulo norte que forma el territorio de Madrid, supone una inmersión en rincones verdes que invitan a perderse y albergan Historia en mayúsculas y múltiples historias en minúscula.

 

Descubrir Puebla de la Sierra después de encontrarnos con su puerto es una auténtica sorpresa que nos transporta a otros momentos, al igual que pasear por el Hayedo de Montejo, viajar en el tiempo con atalayas musulmanas en El Berrueco, subir al Tres Provincias en Somosierra, escalar el Pico de la Miel de la Cabrera, regresar al pasado con el castillo de Buitrago de Lozoya o practicar deportes acuáticos en El Atazar.

 

En cada uno de los pueblos encontraremos un pequeño descubrimiento que nos hará comprender la riqueza extrema de esta sierra norte, sus interminables posibilidades y su prometedor futuro, vinculado a políticas de conservación del entorno y de inversión para mantenerlas.

 

En este sentido, resulta innegable que cualquier esfuerzo es bienvenido para potenciar y mantener la sierra norte, siendo uno de los motores para conseguir este objetivo el impulso del turismo rural de calidad y especializado o la generación de empleos a través de zonas artesanales. También la recuperación de tradiciones (véase el belén viviente de El Berrueco o la feria medieval de Buitrago) han de tener su lugar junto al impulso de los valores arquitectónicos de la zona (Museo de la Cantería en El Berrueco o casco histórico de Patones, ej. ).

 

Este esfuerzo es, precisamente el que canaliza la Consejería de Presidencia a través del Patronato de Áreas de Montaña (PAMAM), un organismo creado ad hoc para promocionar estos municipios, sin que ese desarrollo suponga ni una agresión a su medioambiente, ni la condena al aislamiento de sus habitantes.

 

Mejorar la calidad de vida de los más de 20.000 madrileños de los pueblos de la sierra norte es el principal referente del Gobierno regional, pero también el dar a conocer la riqueza que albergan para que, una vez descubierta, esta zona sea el lugar elegido para disfrutar de nuestros momentos de ocio y las muchas veces ansiada y merecida tranquilidad.

Sobre el autor


Francisco Granados Lerena nació en Valdemoro (Madrid) el 23 de enero de 1964. Casado y con dos hijas, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid. Fue director de análisis financiero de Interdealers S.V.B. y de la Société Genérale, donde también ostentó el cargo de director de banca.

 

Entre los años 1999 y 2003 fue consejero de Caja Madrid e Ibercaja, así como consejero de la eléctrica francesa SNET, en representación de ENDESA desde 1999 hasta su nombramiento como consejero regional en noviembre de 2003.

 

En su vida política, durante la VI legislatura fue secretario general del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid y es miembro del comité Ejecutivo Regional del Partido Popular de Madrid.

 

Francisco Granados pasó a ejercer competencias de gobierno tras las elecciones municipales de 13 de junio de 1999, cuando resultó elegido alcalde de Valdemoro, un puesto que mantuvo hasta el 22 de noviembre de 2003. En esta fecha, fue nombrado consejero de Transportes e Infraestructuras del Gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre, cargo que desempeñó hasta diciembre del 2004.

 

Desde esta fecha, se encuentra al frente de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid, cargo que compatibiliza con el de secretario general del Partido Popular madrileño.

Estás en www.infoecologia.com, el periodismo del desarrollo sostenible

Web recomendada:

www.arteletra.es